Foro Prensa Ibérica

Mariano Hernández Zapata: «Quiero ser el consejero que lleve las renovables hasta el 50%»

El foro juntó en una misma mesa al impulsor de las energías limpias con uno de sus ‘herederos’

Un instante de la mesa redonda posterior a la intervención de Mariano Hernández, con Antonio Cacereño, Adelina de la Jara, el propio consejero y Pedro Ortega.

Un instante de la mesa redonda posterior a la intervención de Mariano Hernández, con Antonio Cacereño, Adelina de la Jara, el propio consejero y Pedro Ortega. / JOSÉ CARLOS GUERRA

Julio Gutiérrez

Julio Gutiérrez

En la mesa redonda posterior a su intervención, Mariano Hernández Zapata coincidió con quien gestionó entre los años 2015 y 2019 las competencias que ahora son de su potestad. Pedro Ortega fue consejero de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento en el primer Gobierno de Fernando Clavijo y quien elevó la presencia de energía renovable en el mix energético canario «del 9% al 19%», en palabras de Zapata.

«Yo quiero ser el consejero que lo lleve ahora al «50%, al 60% o al 70%», expuso el actual consejero de Transición Ecológica y Energía del Ejecutivo autonómico. A favor tendrá la entrada en funcionamiento de la primera de las infraestructuras para el almacenamiento de energía renovable –Salto de Chira– y la previsible renovación de los equipos obsoletos de generación convencional, lo que permitirá una mayor maniobrabilidad con la energía proveniente del sol y el viento.

En contra, la maraña burocrática que se propone remover y el tener que contar con el visto bueno de Madrid para avanzar en cuestiones cruciales como la misma convocatoria del concurso que debe propiciar la llegada al presente de la generación eléctrica mediante la quema de hidrocarburos en las centrales térmicas. 

Ortega, hoy presidente de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), es hombre dado a citas que escoge con esmero. La de ayer era de Winston Churchill, quien definió a los empresarios, en función del interlocutor en «lobos a abatir» y «vacas a ordeñar», cuando realmente son «bueyes que tiran del carro».

Riesgos

El ejemplo sirvió al representante empresarial para aludir a los riesgos que asumen ante la falta de estabilidad del sistema eléctrico o la idea de Zapata de reservar para la ciudadanía el 20% de los nuevos proyectos de renovables. Incluso ante la inseguridad que genera la acción política en sí, en referencia al cambio obligado de once artículos de la Ley de Cambio Climático de Canarias de 2022 señalados por Madrid como culpables de guardar para las Islas competencias que no son suyas.

En la mesa también participó Adelina de la Jara, directora de Proyectos del Clúster Marino Marítimo de Canarias e integrante del Comité de Personas Expertas para el Cambio Climático de Economía Secundaria Azul puesto en marcha por la consejería. La energía eólica marina es otro de los retos que tiene ante sí el Archipiélago.

En ese escenario, De la Jara señaló que los puertos «aspiran a ser espacios polivalentes», es decir, capaces de sumarse en plenitud a la «cadena de suministro» que se desarrollará en torno al nuevo negocio. Para empezar a caminar en esa dirección, la integrante del comité de expertos también aludió a la necesidad de deshacer el nudo de la tramitación «para poder poner los prototipos en marcha».

Banco de pruebas

En su tiempo como consejero regional, Pedro Ortega salió al exterior para dar a conocer las condiciones que ofrecían las Islas como banco de pruebas para la innovación en renovables marinas; también undimotriz (olas) y mareomotriz (mareas), además de la ya mencionada eólica off shore.

Esta última se revela, según el presidente de la CCE, como la solución a los problemas con que se está encontrando la eólica terrestre. Un «conflicto con la ciudadanía», explicó el exconsejero, que tiene su origen en la proliferación de parques eólicos y el impacto paisajístico que generan. Que la comunidad autónoma tenga un papel protagonista en esta parcela dependerá en buena medida de un acuerdo entre todas las administraciones que garantice la fluidez de la tramitación.

La aparición de claros signos que desvelan la existencia del cambio climático ha ayudado a acelerar la adopción de medidas y a multiplicar el interés por adoptar las «ideas que nacen en las universidades», afirmó De la Jara.

La directiva del clúster se refirió también a la economía circular como otro de los grandes retos a los que se enfrenta la comunidad autónoma. Sobre todo derivados de su «fragmentación», que frena la generación de la masa crítica suficiente para el reciclaje. «Está claro que no tenemos más espacio para vertederos, con lo que estamos obligados a circularizar toda la economía», expuso De la Jara.

Suscríbete para seguir leyendo