Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Actividad en evolución

Hermanos Baños: cómo sobrevivir al frente antiplásticos

Caiba y Macfly DMC, firmas de envases y otros productos, apuestan por nuevos materiales y economía sostenible

Ignacio Baños, CEO de Planstinsa, y Jorge Baños, director de Exportación de Caiba.

Ignacio Baños, CEO de Planstinsa, y Jorge Baños, director de Exportación de Caiba.

El empresario José Luis Baños Perelló (La Unión, Murcia, 1931) decidió a mitad del siglo pasado abandonar el sufrido negocio de reparto de carbón heredado de su padre, Carbones Industriales Baños (Caiba), e iniciar la fabricación de mangos de plástico para cuchillos, tenedores y cucharas.

A partir de 1955 también arrancó la producción de envases plásticos para embotellar aceite de oliva, hasta entonces comercializado solo en bidones de hojalata. Fabricó la primera botella en polietileno en España para la firma Aceites del Bajo Aragón y Coloniales (Abaco). Caiba fue pionera en ese negocio. Tuvo mucho éxito. Y todavía lo mantiene hoy a través de una actividad diversificada e internacionalizada en varias compañías en manos ya de la tercera generación de la saga familiar.

La cifra de facturación roza los 100 millones de euros y emplea a 200 trabajadores. Aquella visión de futuro llevó al emprendedor a impulsar otras dos empresas: Biplast (vendida posteriormente a la multinacional Carnaud-Metalbox) y Plastinsa, que sigue en poder de los Baños aunque ha reorientado su negocio.

Adaptarse a los tiempos

Mucho ha llovido desde los tiempos del fundador. Los plásticos dieron paso al PVC (policloruro de vinilo) y luego, a los envases PET (tereftalato de polietileno). "La mala imagen de los plásticos está teniendo consecuencias y lo vemos en el caso del nuevo rumbo de Plastinsa, que ha ido creciendo, evolucionando hasta convertirse en un referente en productos de merchandising y PLV (Publicidad en Puntos de Venta) y es pionera en productos inyectados de gran formato para decorados", explica desde la fábrica de Paterna Ignacio Baños Torres.

Allí está rodeado de mostradores, pizarras, carteles y vasos de Red Bull, Mahou o Moët, entre otras grandes marcas para las que trabaja. Cambiar de nombre (ahora se llama Macfly DMC,) ha sido el primer paso para actualizar el mensaje de Plastinsa, que da una segunda vida al plástico haciendo que sea reciclable.

"Diversificar la producción hacia nuevos materiales son las claves para que sigamos siendo competitivos", puntualiza el consejero delegado de la mercantil. Esta empresa, participada al 100% por la familia Baños, factura unos 10 millones de euros, emplea a 35 trabajadores y cuenta con una filial en Hong Kong.

El reto es lograr que los nuevos materiales y las soluciones alternativas al plástico convencional mantengan sus propiedades y otras funcionalidades. Los amos de España de envases como la familia Baños bien lo saben.

Una actividad en evolución

Mientras tanto, Caiba, participada desde hace un lustro por el fondo Nazca Capital (75 %) -la familia Baños mantiene un 25%- sigue pilotada por José Luis Baños Torres (consejero delegado) mientras que su hermano Jorge es director de Exportación. Del accionariado de la sociedad también forma parte su hermana Paz.

Este conglomerado empresarial diseña, fabrica y comercializa envases para los principales sectores de consumo con una cartera de casi un millar de clientes que incluyen las principales compañías de alimentación, bebidas, higiene personal y del hogar. Posee fábricas en Riba-roja (Valencia) y Jaén, territorio este último líder mundial en la producción de aceite de oliva, en su mayor parte envasado en PET.

Compartir el artículo

stats