Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

inversión

Salvar el océano y lograr retornos del 30%

La 'economía azul' ofrece un elevado potencial de crecimiento hasta 2030

Salvar el océano y lograr retornos del 30%.

Cada verano, cuando el calor aprieta y la lluvia escasea, se disparan las alertas sobre los niveles de los resecos embalses y sus posibles consecuencias para los ciudadanos. Se advierte de cortes en el agua corriente y problemas en el suministro que muchas veces no llegan a suceder y, si suceden, no suelen prolongarse en el tiempo. Y la necesidad de apretarse el cinturón del consumo de agua se disipa hasta el año siguiente. Sin embargo, el hecho de abrir el grifo y disponer de agua de calidad es un lujo con el que sólo cuenta el 40% de la población mundial. El resto, aproximadamente 4.000 millones de personas, no tiene acceso a un suministro de agua potable gestionado de forma segura, plantean desde March Asset Management. Esta firma lanzó en septiembre de 2019 el Mediterranean Fund, un fondo de inversión temático con una filosofía vinculada a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas: los océanos como fuente de riqueza y la necesidad de su preservación y el agua como bien escaso e imprescindible.

Es en concreto el ODS 14 el que vela por "una gestión cuidadosa de este recurso mundial esencial" que es el agua. "Nuestra lluvia, el agua potable, el tiempo, el clima, los litorales, gran parte de nuestra comida e incluso el oxígeno del aire que respiramos los proporciona y regula el mar", se puede leer en la web de la ONU.

Ya sea de forma directa o indirecta, hay empresas que trabajan en pos de la sostenibilidad de los recursos hídricos, de la preservación de los ecosistemas marinos o de la pesca sostenible. También para contrarrestar la acidificación en el mar, la contaminación marina... Todas conforman la ‘economía azul’, un subsector de la biodiversidad que genera un valor económico de como mínimo 2,5 billones de dólares anuales, según estimaciones del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF). Cifra que la sitúa como "la octava economía del mundo, justo por detrás de Francia", afirma Rosa Duce, economista jefe de Deutsche Bank España.

Esta entidad publicó a cierre del año pasado el informe ‘CIO Special: Entender la economía azul’, en el que se indica que la ‘economía azul’ generó más de 750.000 millones de euros y dio empleo a más de 5 millones de personas en la Unión Europea en 2018, principalmente en relación con el turismo costero y la energía eólica marina -datos de la Comisión Europea-. "Y España es uno de los países que más peso tiene, porque tiene mucha costa. Realmente la importancia es cada vez mayor", subraya.

Para 2030, se prevé que el crecimiento global de la ‘economía azul’ duplique al de la economía en general. Un potencial que, sin embargo, no se ve plenamente reflejado en la atracción de financiación. "Dentro de la ASG es una tendencia por sí misma, pero está empezando", apunta Duce, quien añade que "se ha desarrollado muy poco".

Según datos de un informe elaborado por Credit Suisse, a principios de 2020 tres de cada cuatro inversores no habían evaluado sus carteras teniendo en cuenta su impacto en el océano y el 21% de ellos desconocía "por completo" la exposición y el riesgo oceánico en un contexto de inversión.

Con todo, el interés existe, según manifiestan 9 de cada 10 de los inversores encuestados por el banco suizo. Y se refleja, por ejemplo, en la evolución del Mediterranean Fund de March AM, que contaba a final de noviembre con un patrimonio de 132,7 millones de euros, desde los 109 millones del primer semestre de 2021. "El actual ejercicio está siendo muy positivo tanto en términos de rentabilidades para el partícipe como en nuevas aportaciones", asegura Íñigo Colomo, gestor del fondo dentro de la firma española. A cierre de octubre, la rentabilidad anual acumulada era del 26,52%.

El Mediterranean Fund invierte actualmente en 48 compañías distribuidas en más de 20 sectores industriales diferentes y 15 países distintos. "Se han comportado especialmente bien las relacionadas con transporte marítimo, tratamiento y purificación de agua potable, sistemas de reciclado o maquinaria industrial relacionada con el suministro y distribución de agua", enumera Colomo. La firma destina el 10% de la comisión de gestión del fondo a dos oenegés -Oceana y Save The Med- que trabajan para preservar los ecosistemas marinos. El total donado hasta la fecha supera los 185.000 euros.

Fondos en ‘economía azul’

No abundan todavía, pero además del fondo de March AM existe algún otro vehículo a través del que el inversor puede tratar de aprovechar las oportunidades que ofrezcan los sectores económicos asociados a esta tendencia.

DWS, la compañía de gestión de activos de Deutsche Bank, lanzó en marzo de este año el DWS Concept ESG Blue Economy, que invierte al menos el 80% de los activos en acciones de actores activos en la ‘economía azul’ y ofrece un retorno acumulado cercano al 8%.

También el Swisscanto (LU) Equity Fund Sustainable Global Water invierte un mínimo del 80% de sus activos netos en compañías que desarrollen tecnologías, productos o servicios que contribuyan a mejorar la cadena de valor del agua. El rendimiento anual acumulado de este fondo ronda el 32%, según los datos de Morningstar.

Comparte estrategia de inversión con el BNP Paribas Funds Aqua, que gana en el año casi el 30% y se centra en empresas que respaldan la protección y uso eficiente del agua con actividades y procesos sostenibles.

Compartir el artículo

stats