Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mundo rural

Agricultores y ganaderos en la frontera

Los profesionales del campo y la ganadería que trabajan entre la C. Valenciana y otras autonomías lamentan que es como si estuvieran en dos países diferentes

Una explotación ganadera.

Los agricultores y ganaderos valencianos con explotaciones entre la Comunitat Valenciana y Aragón, Murcia o Castilla La Mancha sufren un auténtico calvario con los trámites burocráticos, las exigencias fitosanitarias y la recepción de las ayudas de la PAC que son claves para su supervivencia. Los afectados lamentan que es como si vivieran en dos países diferentes con múltiples situaciones absurdas por la complejidad administrativa de la España de las autonomías. La más sangrante es el retraso de las ayudas comunitarias porque cada autonomía da un código diferente a los terrenos subvencionables.

Dani Ponce, agricultor de secano con tierras en Camporrobles y en Castilla-La Mancha, explica que tiene cultivos en parcelas que están entre las dos comunidades y unos años puede sembrar todas sus tierras y otros solo puede arar una parte porque la autonomía competente le obliga a dejar la otra en barbecho. Los seguros también son un problema. "En Castilla-La Mancha cobran más que en la Comunitat Valenciana y los peritos se niegan a traspasar el linde porque se limitan a una autonomía u otra. No tiene sentido", advierte.

La situación se enrevesa cuando tienen que pedir alguna ayuda europea para mejorar su capacidad de producción (por ejemplo, la compra de un tractor). El tratamiento de los campos también difiere. Los niveles de nitratos que se pueden aportar a los campos en Castilla-La Mancha son diferentes del de los valencianos, lamenta Ponce.

La situación para los ganaderos también es compleja. Ana María Ripollés tiene una explotación vacuna trashumante que la mitad del año pasta en Tronchón (Teruel) y la otra en Morella. "Los cambios de normativa son un lío. En España deberían ser las mismas normas para todos. Hay muchos ganaderos que traen animales de otros países y no lo tienen tan complicado como nosotros", asegura. Los ganaderos tienen problemas incluso para trasladar los animales por los exhaustivos controles para evitar la propagación de enfermedades como la tuberculosis. Ripollés traslada su rebaño en camión a principios de junio a Tronchón (que está a 1.500 metros de altura) y lo devuelve a Morella en cuanto caen las primeras nieves en Teruel en diciembre.

La ganadera castellonense incide en que el principal problema que sufre es el retraso en el cobro de las ayudas de la PAC. "Me paralizan la PAC porque el coeficiente de numeración es diferente entre las dos comunidades autónomas. Es un problema grave porque la PAC es lo que hace que una explotación sea rentable y gracias a ella podemos subsistir", precisa. Ripollés cree que en Aragón se apoya más a los ganaderos que en la Comunitat Valenciana. "Las subvenciones son mejores en Aragón", dice.

Ximo Gómez, veterinario de AVA-Asaja, precisa que las ayudas de la PAC que reciben estos agricultores y ganadores que trabajan entre dos comunidades autónomas se suelen cobrar con un año de retraso. También cambian los requisitos veterinarios y fitosanitarios. "En el norte de Castellón son muy exigentes porque hay fauna salvaje que puede transmitir la sarna", precisa. Gómez incide en que cada comunidad autónoma tiene su propia normativa porque las Administraciones gestionan de forma diferente. "Cuando hay cambio territorial siempre surgen problemas", asegura. 

"Cuando en Europa cruzan los datos para las ayudas de la PAC no les cuadra nada por la España de las autonomías. No tiene sentido", destaca el agricultor valenciano con tierras en Cuenca Dani Ponce. 

Compartir el artículo

stats