Suscríbete La Provincia - Diario de Las Palmas

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tecnología

El cerebro que guía los drones

Embention produce más de un millar de autopilotos al año para firmas como toyota o airbus

El CEO de Embention muestra los autopilotos que fabrica.

El proyecto Skyways de Airbus para desarrollar un sistema de entrega de paquetería de última milla mediante drones; los eVOLT (drones que pueden acoger pasajeros) de la nortemericana Lift Aircraft, que ya ofrecen recorridos en algunas ciudades de este país como atracción turística; o el helicóptero de carga no tripulado desarrollado por Israel Aerospace Industries (IAI) tienen algo en común, más allá de su capacidad de vuelo. Todos utilizan los pilotos automáticos desarrollados por la alicantina Embention, que se ha convertido en uno de los referentes del sector y que apunta muy alto.

La compañía ya produce anualmente alrededor de un millar de estos aparatos, pero su plan de negocio prevé escalar esa cifra hasta multiplicarla por 100 en los próximos seis años, coincidiendo con el despegue definitivo que se espera de esta industria. Para prepararse para este salto y ganar visibilidad, la firma optó por salir a bolsa el pasado mes de abril, de momento en el Euronext Access, aunque con la intención de escalar al Growth. Además, a principios de agosto recibió una inyección de capital de 7,5 millones de euros por parte del fondo Axon Partners. 

Detrás de esta firma está el ingeniero aeronáutico y actual CEO de la compañía, David Benavente. Tras finalizar la carrera, empezó a trabajar para varias empresas en Madrid, que desarrollaban proyectos en "fase cero" de guía, navegación y control para la Agencia Espacial Europea. Al mismo tiempo, estaba finalizando su doctorado y, según relata, siempre tenía la espina clavada de no ver volar nunca el resultado de su trabajo, al centrarse en fases muy preliminares.

Por aquel entonces empezaba a cobrar fuerza la industria de drones y decidió volcarse en ella. Se marchó a Canadá y Estados Unidos, donde recaló en el UAV Lab de Georgia Tech, uno de los laboratorios pioneros en el desarrollo de esta tecnología. Pero la tierra le tiraba -tanto a él, como a su mujer- y querían volver a su Alicante natal.

Fue cuando empezó a rondarle por la cabeza la idea de crear su propia empresa. El proyecto inicial pretendía traspasar al mundo civil la tecnología de guiado que utilizan las bombas, que conoció a través de compañeros en el laboratorio norteamericano. En concreto, el producto inicial con el que nació Embention era el desarrollo de bombas guiadas para la extinción de incendios.

Pero la idea no acabó de funcionar, el tiempo pasaba y, como señala el propio Benavente, la empresa necesitaba "vender algo, empezar a tener ingresos". Así que decidieron aprovechar la tecnología de guiado que habían desarrollado para utilizarla en aeronaves de otro tipo y encontraron su nicho.

Y es que, frente a la imagen que se suele tener de un piloto manejando los drones a distancia, gran parte de los aparatos que hoy en día ya se utilizan para todo tipo de aplicaciones en la industria o la agricultura vuelan solos, con misiones programadas. Eso sí, los autopilotos de Embention también permiten una conducción mixta, contribuyendo a estabilizar los aparatos o mantenerlos en el aire cuando el piloto deja los mandos.

La lista de proyectos en los que participa la empresa no deja de crecer, con más de 500 clientes en cartera, casi todos en el extranjero. Entre los más destacados están Airbus, con el citado proyecto para el desarrollo de entregas de paquetería, la israelí IAI o las japonesas Honda y Toyota, a través de su división SkyDrive, con la que quiere desarrollar un coche volador. En este sentido, además de los propios drones, una de las vías de crecimiento en las que Embention tiene depositadas sus esperanzas son los eVOLT, es decir, los drones capaces de transportar personas, para los que se prevé un mercado multimillonario en un futuro no tan lejano.

Compartir el artículo

stats