El juego del calamar es una serie que Netflix anuncia para mayores de 16 años, sin embargo, son muchos los niños y niñas menores de esta edad que la están consumiendo. ¿Podemos evitarlo?

La respuesta es sí. Os damos algunas claves:

  • Establecer el control parental en Netflix. De esta forma, si no estamos en casa, podemos estar tranquilos de que nuestros hijos no van a consumir contenidos que no sean aptos para ellos. En este artículo os contamos cómo hacerlo.
  • La televisión, ordenadores, tabletas siempre en espacios comunes de la casa, nunca en las habitaciones, donde a determinadas horas no podremos supervisar lo que ven nuestros hijos.
  • Interesarnos por lo que les gusta a nuestros hijos. Aunque nos pueda resultar aburrido ver las series que les gustan a nuestros hijos, esto nos va a permitir conocer sus gustos, saber qué tipo de contenidos ve y, en caso de que no sean aptos para su edad, decirles que no pueden verlos.
  • Tener muy presente que debemos de velar por la seguridad de nuestros hijos. Y la seguridad no solo es física, también es emocional. De igual manera que no dejamos montar a nuestro hijo en coche sin cinturón de seguridad porque nos preocupa su integridad física, también podemos evitar que vean determinados contenidos para salvaguardar su integridad emocional, por mucho que otros niños de su edad lo vean.
  • Respetar las recomendaciones de edad. El juego de el calamar es una serie catalogada por Netflix para mayores de 18 años. Nuestra responsabilidad como padres es no permitir que consuman esos contenidos si son menores de esa edad, de la misma forma que no permitimos que nuestro hijo beba alcohol si es menor de 18 años.