Existen muchos métodos para controlar la natalidad, pero de entre los más fiables y duraderos (o permanentes) destacan dos técnicas quirúrgicas por excelencia: la vasectomía para el hombre y la ligadura de trompas para la mujer. ¿Cuál de los dos métodos presenta mayores ventajas? ¿Algunos de ellos es reversible?

¿En qué consiste una ligadura de trompas?

La ligadura de trompas es un método de esterilización de la mujer que consiste en una operación quirúrgica en la cual se interrumpe la conexión entre las trompas de Falopio y el útero. Está indicada a todas aquellas mujeres que quieran un método de contracepción. La ligadura de trompas también está indicada a las mujeres para las que un embarazo representa un riesgo médico demasiado alto.

¿En qué consiste una vasectomía?

La vasectomía consiste en el corte y ligadura de los conductos deferentes que unen los testículos con el pene. Como consecuencia, en poco tiempo el semen eyaculado no contiene espermatozoides. 

La vasectomía es un procedimiento muy efectivo para evitar el embarazo. La tasa de fallos no supera el 0.5 por ciento.

Después de la operación todavía hay espermatozoides almacenados, de modo que se debe usar otro método de anticoncepción hasta que el espermiograma revele que el conteo espermático es igual a cero. Este procedimiento no afecta la erección ni la libido, ya que no repercute en la irrigación del pene (responsable de la erección) ni afecta a las hormonas que intervienen en el deseo sexual.  

¿Son la ligadura de trompas o la vasectomía procedimientos reversibles?

Se suele decir que la vasectomía es reversible y que la ligadura de trompas no lo es, pero esto no es exactamente así.

La vasectomía puede revertirse mediante microcirugía. Esta técnica se denomina vaso-vasostomía; no obstante, la reversión de vasectomía no es posible en el cien por cien de los casos y, si se tienen dudas de querer tener más hijos, no es la más recomendable.

La ligadura de trompas se considera una técnica de contracepción irreversible, aunque puede ser reversible por otra cirugía de unión de trompas o se puede conseguir el embarazo mediante técnicas de fecundación in vitro.

Según la revista médica www.reproducciónasistida.org, la cirugía de reversión no es adecuada para todas las mujeres. Aquellas que deseen someterse a este procedimiento deberán ser estudiadas por su médico y cumplir los siguientes requisitos e indicaciones:

  • La paciente presentará mejor pronóstico cuando conserven las fimbrias tras la operación de ligadura de trompas. La fimbria es una estructura situada en el extremo distal de la trompa de Falopio con forma de flecos que abrazan al ovario. Cuando el ovario libera un óvulo, éste es recogido por las fimbrias y canalizado al interior de la tromba de Falopio.
  • La mujer debe preservar al menos 4 centímetros de trompa para poder restablecer la función tubárica.
  • La edad de la paciente será inferior a los 40 años, ya que a partir de esta edad las posibilidades de conseguir un embarazo de forma natural se reducen.

Esterilización: qué debes tener en cuenta

Antes de someterte a una intervención de estas características, debes tener muy claro que:

  • Si el día de mañana decides tener más hijos, tendrás que volver a someterte a una intervención para reconstruir las trompas de Falopio o los conductos deferentes para lograr un embarazo natural y en algunos casos el proceso es irreversible. Por ello, antes de someterte a una intervención de este tipo, debes tener muy claro si en un futuro ya no querrás tener más hijos.
  • Ni la vasectomía ni la ligadura de trompas previenen de las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS).