El cacao es uno de los alimentos más deliciosos tanto para los adultos como para nuestros hijos e hijas. Sin embargo, este producto se vende en los supermercados edulcorado y con grandes cantidades de azúcar, las cuales perjudican tanto nuestra salud como la de los más pequeños.

Si nos referimos al cacao que venden en el supermercado para hacer chocolate en casa, Julio Basulto y Carlos Casabona, en su libro 'Beber sin sed' señalan que al analizar dos productos de cacao en polvo, sus ingredientes delatan que contienen grandes cantidades de azúcar, hasta un 66%, y pocas cantidades de cacao, entre un 20% y un 30% del total del producto.

Las bebidas ya preparadas de cacao tampoco contienen una gran cantidad: solo el 5% de sus ingredientes es cacao. Por lo que si ofrecemos a nuestros hijos e hijas estas bebidas, Basulto y Casabona cuentan que estarán ingiriendo 30 gramos de azúcar libre por cada 250 ml de líquido.

Cuando hablamos de cacao para disolverse en leche, la publicidad y los fabricantes de estos productos recomiendan que un vaso se acompañe con varias cucharadas de estos productos. Lo que no explican es que estos cacaos están compuestos entre un 68% y un 78% de azúcar.

Lo que los expertos recomiendan es el cacao soluble cuyo porcentaje de cacao sea el máximo posible. Dependiendo de los paladares se preferirá uno u otro. Aunque señalan que es mejor comprar el que es 100% cacao y luego nosotros mismos añadir el azúcar o el endulzante que prefiramos. Hace unos años era más difícil de obtener, pero ahora se puede encontrar en casi todos los supermercados.

¿Desde cuándo pueden tomar cacao los niños?

Debemos tener en cuenta a la hora de darle cacao a nuestro hijo o hija si el producto que hemos comprado contiene grandes cantidades de azúcar. Distintas instituciones pediátricas de la salud recomiendan no dar azúcar a los niños antes de los dos años. De otra forma, se acostumbrarán a su sabor y necesitarán siempre incluir azúcar añadido en su dieta, lo cual le puede provocar distintas enfermedades en un futuro. Al ser solo una recomendación, se puede dar a los niños productos de cacao con azúcar añadido a partir de los dos años, pero de forma muy eventual.

Los productos que se acercan al 100% del cacao se pueden tomar a partir del primer año de vida del bebé, aunque seguramente a tu hijo o hija no le guste mucho porque estará amargo. La Asociación Española de Pediatría explica que no es aconsejable el empleo de edulcorantes en lactantes y en niños de 1 a 3 años. Por lo que no se podrá añadir edulcorante en el cacao soluble hasta que cumpla los tres años.

¿Cuánto cacao pueden tomar los más pequeños?

  • Los niños pequeños de menos de un año no deben tomar ni cacao puro ni cacao con azúcares.
  • A partir de un año, podemos darle cacao puro, aunque es posible que lo rechace por su sabor amargo.
  • A partir de los dos años, se puede darle cacao con azúcares añadidos, pero de manera muy ocasional.
  • A partir de los tres años se le puede dar cacao puro con edulcorante, también de manera ocasional.