El Partido Popular (PP) de Tenerife ha hecho oído sordos a la Junta Electoral y retomará la campaña que muestra a la diputada de Coalición Canaria (CC) y cabeza de lista al Congreso por Santa Cruz de Tenerife, Ana Oramas diciéndole al presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, que puede "mirar a los ojos de los españoles".

La presidenta del PP de Tenerife, Cristina Tavío, ha explicado que pueden volver a utilizar esta campaña, ya que ahora han incluido sobre el fondo blanco el logotipo del PP. El objetivo de esta campaña es "animar a los canarios a no dejarse engañar ni una vez más".

Es la misma táctica de propaganda electoral ´viral´ que el PP usó en la campaña de los comicios autonómicos del pasado mes de mayo, aunque en aquella ocasión el objetivo fue el candidato de CC a la Presidencia, Paulino Rivero.

Una serie de pancartas que fueron sancionadas por la Junta Electoral mostraban a Rivero estrechando la mano de Zapatero junto a una cita: "Si tuviera que repetirlo una y mil veces, lo haría", en referencia al apoyo de CC al Ejecutivo central para sacar adelante los Presupuestos generales en 2010 que provocó la ruptura con los conservadores y la salida del PP del Gobierno canario.

Tras ser prohibidas por la Junta Electoral, las vallas de Rivero y Zapatero, al igual que ahora sucederá con las de Oramas y el presidente del Gobierno, volvieron a ser colocadas con el logotipo del PP en uno de sus ángulos.

A cuatro días de la finalización de la campaña electoral para las elecciones generales del 20 de noviembre, los conservadores critican que los nacionalistas han dado "su respaldo a la peor política económica y social de la democracia". Este apoyo de CC al PSOE "ha tenido trágicas consecuencias en toda España, pero especialmente en nuestra tierra".

En esa línea, el senador del PP por Tenerife y candidato a la reelección, Antonio Alarcó, aseguró que "nunca en la historia dos diputados canarios habían hecho tanto daño".Según el también líder de los conservadores en el Cabildo, "los grandes problemas de Canarias sólo tienen soluciones españolas y europeas", por lo que rechazó lo que puedan aportar los nacionalistas a la salida de la crisis.

De forma similar se expresó el cabeza de lista del PP al Congreso de los Diputados por Santa Cruz de Tenerife, Pablo Matos, que le recomendó a Oramas a "hacer balance de lo que ha sido su apoyo al PSOE".

Además, Matos intentó desmontar uno de los argumentos de CC, que se intenta posicionar como "la voz de Canarias en Madrid". El candidato del PP insistió en que los nacionalistas aseguran que sólo se tiene en cuenta a las Islas cuando ellos están en el Congreso.

Sin embargo, esto significaría que comunidades autónomas como Andalucía, Cantabria, las dos castillas, Madrid o Valencia habrían sido ninguneadas por el Gobierno de España, ya que nunca han tenido representación nacionalista en el Congreso. Pablo Matos quiso aclara a la ciudadanía que "no crean que el Gobierno no ayuda a las comunidades sin representación nacionalista".

MODELO SOCIALISTA

En la línea de que los votantes identifiquen a los nacionalistas de las Islas con el PSOE, el PP incide en que, "tras las elecciones locales del pasado mes de mayo, CC decidió importar el modelo socialista a las instituciones del Archipiélago, en una huída desesperada por conservar el poder que las urnas negaron a ambas formaciones".

Así, Tavío recordó que "pese a que perdieron las elecciones, CC metió a los socialistas en instituciones como el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, el de La Laguna, el Cabildo de La Laguna o el Gobierno de Canarias". En una línea similar se expresó el secretario general del PP de Tenerife y alcalde de Los Realejos, Manuel Domínguez, que en un juego de palabras afirmó que "CC y PSOE han perdido el norte". Sin embargo, en la comarca Norte de la Isla los populares gobiernan con los nacionalistas en algunos municipios, como Puerto de la Cruz y La Victoria.