El presidente de Canarias, Paulino Rivero ha manifestado que exigirá al próximo gobierno central que surga tras el 20-N un pacto de financiación singular para Canarias, donde se conciban las singularidades de las islas como región ultraperiférica.

El presidente autonómico participó esta semana en la Conferencia de Regiones Ultraperiféricas (RUP) que se celebró en la isla francesa de Martinica donde defendió que "es el momento" de que la UE "pase de las palabras a los hechos" en el apoyo a estos territorios.

"Es el momento de mejorar las dotaciones económicas y de aplicar definitivamente la normativa europea para que se adapte a la realidad de los territorios más frágiles, que son los más alejados del continente", ha apuntado el presidente canario.

En un comunicado difundido por el Gobierno canario, Rivero expresa su satisfacción por el contenido de la declaración final aprobada por esta decimoséptima Conferencia de Presidentes de Regiones Ultraperiféricas, porque recoge las principales reivindicaciones de su comunidad autónoma.

Entre ellas, destaca la apuesta por mantener el acervo comunitario en favor de la ultraperiferia, la necesidad de medidas específicas para hacer frente a la crisis, el mantenimiento de la dotación adicional de los Fondos RUP, al menos para el período 2007-2013, y el apoyo a la dotación financiera global del programe europeo POSEI.

El Gobierno canario también resalta "la llamada de atención sobre el Acuerdo de Pesca con Mauritania, cuyo impacto sobre la actividad económica de los puertos de Canarias debe ser evaluado y tenido en cuenta, a efectos de evitar cualquier incidencia negativa en esta región".

El texto recoge además una defensa de las producciones agrícolas tradicionales, como la del plátano, y una declaración a favor de que la pesca pelágica siga descargándose en Canarias.

La declaración final de esta Conferencia de Presidentes constata, asimismo, "con preocupación la crisis sin precedentes que vive Europa y reitera su compromiso con los valores fundamentales de la construcción europea", al tiempo que "deplora" que el artículo de los tratados fundacionales de la UE sobre las especificidades de las RUP "no haya sido verdaderamente aplicado por la Comisión Europea".