El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado este lunes que si llega a la Moncloa propondrá una modificación del sistema de financiación autonómica para elevar desde el 75 al 80 por ciento el porcentaje de este dinero que las comunidades deben destinar a sanidad, educación y servicios sociales, y además obligarlas por ley a que así sea.

Así lo ha anunciado en rueda de prensa junto al secretario general de UGT, Cándido Méndez, con el que se ha reunido en la sede del sindicato. Rubalcaba ha dejado claro que esta "revisión parcial" del modelo no implicaría aumento de recursos, sino sólo su "reasignación" por parte de las comunidades autónomas.

Ha explicado que las comunidades dedican ahora el 75 por ciento de sus ingresos a financiar la sanidad, la educación y la protección social y que esta "reasignación" por ley supondría que "se verían obligadas" a gastar más dinero en estas competencias y menos en el resto, así como conseguir una "razonable homogeneidad" en el conjunto del Estado en estos servicios básicos.

"Implicaría en torno a 4.500 millones de euros más en gasto sanitario, educativo y en políticas de gasto social", ha argumentado el candidato socialista quien ha considerado que se trata de una revisión "parcial" del sistema de financiación que debe hacerse "urgentemente".

Sobre las encuestas publicadas el domingo en distintos medios de comunicación que pronostican una severa derrota del PSOE, Rubalcaba ha hecho hincapié en que él no hace pronósticos sino que mira hacia adelante.

"Van a sufrir en primera persona cómo entiendo que deben analizarse las encuestas cuando a uno no le van bien, cuando a uno no le van bien lo que tiene que hacer es trabajar muchísimo más", ha advertido a los periodistas que cubren la campaña del PSOE a los que ha dicho: "Siento que mi trabajo les influya a ustedes. Procuraré hacérselo lo más agradable posible".

Por su parte, Méndez ha recordado que UGT no pide el voto para ninguna formación política y ha insistido en que mantendrán esa norma de conducta pero ha hecho un llamamiento a la participación electoral porque supone fortalecer el sistema democrático.

Méndez ha expuesto a Rubalcaba su preocupación por la posibilidad de que la reforma constitucional para garantizar la estabilidad presupuestaria suponga una paralización de la "necesaria convergencia social con la UE".

El candidato socialista ha dicho que la ley de estabilidad presupuestaria que desarrollará la reforma "tiene que considerar esa filosofía" y ha avanzado que así lo propondrá el PSOE.

Ambos han coincidido en la necesidad de que la UE flexibilice los plazos de aplicación del déficit y la deuda pública, así como de que el Banco Central Europeo desarrolle una estrategia de compra permanente de deuda contra los ataques especulativos.

Méndez se ha mostrado además "muy escéptico" con la influencia que puedan tener los cambios de Gobierno producidos en Grecia e Italia, dirigidos ahora por dos tecnócratas, un asunto al que se ha referido también Rubalcaba: "son soluciones que espero que sean temporales", ha manifestado.