Desde hace unos días, Plátano de Canarias navega los mares españoles en el buque “Villa Tazacorte” de la naviera Trasmediterránea, en el que se ha integrado el logo de la principal y más conocida fruta canaria. El nombre del buque responde a la gran tradición platanera con la que cuenta el municipio palmero y que el grupo naviero ha querido homenajear, pero es también reflejo de la relevancia que la exportación de plátano tiene para todas las islas.

El sector platanero exporta desde las islas más de un millón de kilogramos de plátanos al día durante todo el año, lo que representa ya más del 80% del volumen de exportaciones del sector primario del Archipiélago. Una producción y volúmenes de exportación que durante la pandemia se han visto igualmente incrementados a consecuencia tanto del aumento de producción, como del desvío de ventas que ha debido acometer el sector ante la caída del turismo en el archipiélago.

Según los datos facilitados por Aduanas españolas, las exportaciones de Canarias a cierre de septiembre de 2020 cayeron un 35%, y según el último informe sectorial de Caixabank recientemente publicado, el sector agroalimentario de Canarias ha reducido exportaciones en un 25%. En el mismo período, el plátano incrementó en un 5% sus envíos a la Península, asumiendo así un mayor peso en la compensación de costes de importación de productos básicos a las islas.

Concretamente, el abaratamiento de las importaciones a Canarias como consecuencia de la exportación platanera supera el 10% en el caso de productos básicos de alimentación de la población canaria. Además, en muchos casos el flete marítimo contratado por la exportación agraria es utilizado también para importar esos otros bienes en cuyo caso el abaratamiento supera el 5%. Este efecto beneficia a su vez a todos los canarios pues incide directamente en el abaratamiento del coste de vida de la población.

El respaldo al transporte del plátano es por ello fundamental para apoyar igualmente el mantenimiento de otras áreas de actividad que no tendrían capacidad para incrementar los costes del transporte y que redundan en el conjunto de la actividad económica de las islas.

El tratamiento del transporte de plátano en el régimen Económico y Fiscal de Canarias

La reciente modificación del REF apoyado por todas fuerzas políticas de Canarias condujo al establecimiento de “un sistema de compensaciones que permita compensar el 100 por 100 del coste efectivo del transporte marítimo y aéreo de mercancías interinsular y entre las Islas Canarias y la península”.

Lo cierto es que, en el caso del plátano, debido al volumen con el cual repercute en el abaratamiento de las importaciones a las islas, el REF está lejos de cumplirse, pues el sistema de compensaciones actual apenas alcanza a cubrir el 30% (10 millones de un total de 34 millones) de los costes efectivos de su transporte.

Este incumplimiento del REF no es sólo un paso atrás en la aplicación de la ley actualmente vigente sino, sobre todo, un perjuicio inexplicable para el que actualmente se demuestra como uno de los ejes estratégicos en la compensación de la lejanía e insularidad que Canarias tiene reconocida