Opinión

Es imperativo que el Servicio Canario de la Salud tome medidas para cubrir el déficit de fisioterapeutas

Es imperativo que el Servicio Canario de la Salud tome medidas para cubrir el déficit de fisioterapeutas

Es imperativo que el Servicio Canario de la Salud tome medidas para cubrir el déficit de fisioterapeutas / LP/DLP

Santiago Sánchez

La falta de plazas de fisioterapeutas en las plantillas de la sanidad pública canaria para garantizar la accesibilidad de la atención a todas las personas en todas las etapas de su vida es un problema que sigue creciendo en los últimos años. En la misma medida, la disparidad del número de fisioterapeutas entre islas. Son problemas que están causando una merma en la calidad de vida y funcionalidad de la población, que se enfrenta a largas listas de espera y un acceso limitado a la atención que necesitan.

Nuestra profesión es muy demandada porque la sociedad canaria ya que conoce bien lo mucho que podemos aportar a su salud. Intervenciones dirigidas a promover hábitos de vida saludable en la comunidad, disminuir el impacto del sedentarismo y la falta de movilidad que suponen determinadas patologías, así como el incremento de acciones que ayuden al manejo de situaciones de movilidad reducida o discapacidad.

Son numerosos los estudios que apuntan al aumento del número de fisioterapeutas en los hospitales públicos como la solución para la disminución de los costos derivados por los días de ingreso y por las secuelas del encamamiento, reduciendo el número e impacto de los procesos crónicos.

Igualmente, es indiscutible que extender estos tratamientos e intervenciones de fisioterapia a la atención primaria, a la comunidad, donde el número de fisioterapeutas en Canarias es casi insignificante, ayudaría a una importante disminución de los costes económicos y sociales que generan procesos crónicos como la hipertensión, la diabetes, el ictus, el dolor crónico o las patologías cardiacas o respiratorias, entre otras.

Se trata de aumentar el número de plazas públicas, incluyendo éstas en los planes del Servicio Canario de la Salud –SCS–, así como en otras instituciones públicas como cabildos y ayuntamientos, para potenciar con ello un cambio en el estilo de vida, de un aprendizaje de automanejo de los procesos crónicos, mediante el ejercicio físico, de forma que estos procesos, dejen de ser protagonistas en la vida de las personas, ayudando a su empoderamiento para que tomen un papel activo en su salud.

No cabe duda de que, las listas de espera de fisioterapia en atención primaria, y de manera extensible, de otros profesionales de la salud como médicos y enfermeras, podrían disminuir significativamente.

Sin embargo, la falta de fisioterapeutas en el SCS es evidente y preocupante. A pesar de los compromisos políticos previos, la realidad es que la relación de fisioterapeutas por habitante está muy por debajo de lo recomendado. Esta situación crea una falta de equidad en el acceso a los servicios de fisioterapia, dependiendo de la isla o zona básica de salud donde se resida. Recordemos, además, que este aumento de la plantilla de fisioterapeutas en el SCS fue un compromiso al que se sumaron de forma unánime todos los grupos políticos con representación en el Parlamento de Canarias en el año 2019, aprobándose entonces la PNL que propusimos desde nuestra institución.

Volviendo a la recomendación de un fisioterapeuta por cada 1.000 habitantes, en Canarias la ratio actual es de unas cinco veces más por cada fisioterapeuta (5.200 habitantes/fisio). Este dato es una media estadística y en determinados servicios o islas los datos son mucho más preocupantes. Y es esto lo que provoca la falta de equidad en el acceso a los servicios de fisioterapia de Canarias de los que alertamos.

En función de la isla donde se resida y, por tanto, dependiendo del número de fisioterapeutas que ejerzan en esa isla, se tendrá más o menos posibilidades de ser atendido por el servicio público de salud en un plazo de tiempo adecuado.

Así, como ejemplos ilustrativos, encontramos que en Atención Primaria de Gran Canaria solo hay 21 fisioterapeutas para una población de más de 850.000 habitantes, lo que supone una ratio de más de 41.000 habitantes por fisioterapeuta, y en El Hierro la ratio es de 3.700 habitantes por cada fisioterapeuta. Es lamentable que en El Hierro tengamos muchos menos fisioterapeutas de los recomendables, pero, en comparación, el dato en Gran Canaria resulta demoledor. Y conviene señalar que dentro de esta isla hay además diferencias muy marcadas en las distintas zonas básicas de salud.

Estas cifras se traducen en unas listas de espera inasumibles que obligan al usuario que se lo pueda permitir a acudir a centros privados, dejando en evidente desprotección a la población más vulnerable, que no tiene capacidad para permitirse gastos extras.

Por este motivo, entendemos que el aumento de la plantilla de fisioterapeutas en el SCS debe ser una prioridad de las autoridades sanitarias, es urgente y debe abordarse desde varias perspectivas. Algunas medidas que se han tomado como el tímido aumento del número de fisioterapeutas en los centros de salud que cuentan con +AP queda aún muy lejos de lo esperado y lo prometido y comprometido en la PNL por unanimidad por nuestros políticos canarios.

La falta de fisioterapeutas en la educación pública canaria también es preocupante, ignorando las necesidades de los docentes que atienden a alumnado con diversidad y poniendo el riesgo el bienestar de los niños/as en los centros escolares.

Es fundamental que las autoridades sanitarias y educativas reconozcan el valor de la promoción de la salud y las implicaciones costo-efectivas que la fisioterapia ha demostrado con creces que puede aportar a la sociedad canaria y tomen medidas concretas para garantizar un acceso equitativo a estos servicios en toda la comunidad canaria. Solo así podremos avanzar hacia un sistema de salud más inclusivo, universal y sostenible, donde la promoción de la salud, prevención de enfermedades y manejo activo de la cronicidad por la propia persona que la vive, sean prioritarios.ut ante.

Suscríbete para seguir leyendo