El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha procesado al ex jefe militar de ETA Mikel Kabikoitz Karrera Sarobe, 'Ata'; al ex responsable del aparato político Francisco Javier López Peña, 'Thierry'; y al enlace en Venezuela, Arturo Cubillas Fontán, por un delito de integración en organización terrorista en calidad de dirigentes por haber colaborado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El magistrado, que investiga la alianza entre las dos organizaciones con el supuesto amparo del Gobierno venezolano, también ha procesado por un delito de tenencia de explosivos y colaboración con organización terrorista a los también etarras Ignacio Olascoaga y José Lorenzo Ayestarán, que asistieron a cursos de instrucción en campamentos de las FARC, según testificaron al juez varios miembros arrepentidos de la guerrilla.

De igual modo, imputa un delito de colaboración con organización terrorista a Iurgui Mendinueta e Iraitz Guesalaga, el denominado 'informático de ETA, que habría viajado en septiembre de 2007 a Venezuela por orden de 'Thierry' para instalarle a Cubillas un nuevo sistema de encriptado para comunicarse con la dirección de la banda.

Velasco ha dictado para los siete las correspondientes órdenes de detención internacional e ingreso en prisión, al efecto de solicitar su extradición, que ya pidió en octubre de 2010 en el caso de Cubillas, actual jefe de Seguridad del Instituto Nacional de Tierras (INTI).

"CONTACTO CONSTANTE CON ETA"

Velasco considera acreditado en su auto que Cubillas ha mantenido al menos entre los años 2004 y 2008 "contacto constante, permanente, securizado y directo con la cabeza de la organización terrorista y los distintos dirigentes de los 'comandos' activos de ésta, con quienes ha coordinado y ejecutado tareas directivas de formación e instrucción, mejora y armamento de técnicas terroristas".

El funcionario venezolano, que también está procesado por los delitos de conspiración para cometer homicidios terroristas y tenencia de explosivos, habría aportado "la correspondiente infraestructura que, lejos de ser episódica, trasciende la mera colaboración para conformar un delito de integración en la estructura terrorista ETA como dirigente de la misma en el continente americano desde tierra venezolana".

ROBO DE DINERO A DOS ETARRAS

La autoridad de Cubillas en Venezuela se pone de relieve en el viaje que en julio de 2008 realizaron hasta Caracas los miembros del 'comando Imanol', Xabier Atristain y Juan Carlos Besance, que tuvieron problemas en un control con varios agentes, que les quisieron quitar parte de los 2.000 euros que les había entregado 'Ata' para que se desplazaran a Venezuela y participaran en un curso de adiestramiento.

Según señala el juez, el alto cargo venezolano "intercedió personalmente" en este suceso y dio "órdenes" para evitar la actuación de los agentes. De igual modo, "sacaba una identificación que colocaba en el salpicadero del coche", con lo que lograba que el vehículo de los etarras no fuera detenido en los controles policiales.

'Ata' envió a los dos miembros del 'comando Imanol', que fueron detenidos en octubre de 2010, a Venezuela debido a que en Francia "era prácticamente imposible realizar prácticas de tiro". Tras recibir un fajo de billetes de 2.000 euros, los etarras se desplazaron en avión por separado hasta Caracas, donde les recibieron Cubillas, Ayestarán y Mendinueta.

Tras varios desplazamientos por pistas forestales que realizaron con los ojos tapados, Atristain y Besance fueron formados por dos ciudadanos venezolanos que no han sido identificados en el montaje y desmontaje de armas largas y cortas. Después de que Ayestarán les enseñara el uso de rifles con mira telescópica, los dos etarras participaron, junto a dos ciudadanos chilenos, en ejercicios de arma corta.

"AYUDAR A LOS AMIGOS DE LA SELVA"

El auto también revela un segundo viaje que el informático de ETA, Iraitz Guesalaga, realizó a Venezuela en septiembre de 2008, en esta ocasión para ayudar a "los amigos de la selva", en referencia a los miembros de las FARC. El etarra se desplazó a la región de Chichiriviche, donde instruyó a los guerrilleros, bajo la tutela de Cubillas, en el uso de sistemas de radio.

En relación con Olascoaga, el juez detalla que impartió en 2004 un curso sobre el secuestro de personas, así como otro anterior para el manejo de explosivos TNT, R1 y C4, con especial incidencia en el uso de espoletas, iniciadores, artefactos proyectados, bombas-lapa y coches y motos-bomba. El objeto de esta instrucción era solventar "los fallos que las FARC habían tenido en el manejo" de este tipo de artefactos.

Con respecto a Ayestarán, que se encuentra encarcelado en la prisión francesa de Nanterre después de ser detenido en febrero de 2010 en Cahan (Francia) junto al entonces jefe militar de ETA, Ibon Gogeaskoetxea, Velasco destaca que en 2006 impartió un curso sobre explosivos y armamento.

RETIRA DOS PROCESAMIENTOS

En su resolución, el magistrado también deja sin efecto el procesamiento de la presunta representante de las FARC en Europa, Remedios García Albert, y del supuesto miembro de esta organización Omar Arturo Zabala Padilla, 'Lucas Gualdrón'. Ambos, en todo caso, serán investigados en otra causa que instruye el juez Pablo Ruz.

Argumenta que los ambos, presuntos miembros de la Comisión Internacional de las FARC, "no participaron en la gestión y en la organización de los cursillos sobre armamento y explosivos con miembros de ETA que Cubillas propició", sino que su labor se limitó al "adiestramiento en labores de uso de telecomunicaciones, propaganda, adoctrinamiento político, confección de materiales para su publicación en páginas web y de reportajes en la revista 'Resistencia', así como apoyo logístico material".

Con los siete nuevos procesamientos dictados este lunes el número de imputados en la causa asciende a 16. El magistrado, además, investiga por un delito de colaboración con organización terrorista a José Ignacio Echarte Urbieta, Ignacio Domínguez Achalandabaso, José Ángel Urtiaga Martínez y José Miguel Arrugaeta San Emeterio. A los dos primeros, además, les atribuye un delito de tenencia de explosivos.

También imputa este último delito al supuestos miembros de las FARC Víctor Ramón Vargas Salazar, mientras que a Gustavo Navarro Morales, Emiro del Carmen Ropero Suárez, Rodrigo Granda Escobar y Luciano Martín Arango les procesó por colaboración con banda armada.