El jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, ha hablado hoy con el líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, para informarle de la participación de España en la intervención militar internacional en Libia, que, según fuentes del Ejecutivo español, podría precipitarse.

Zapatero ha telefoneado a Rajoy antes de viajar a París para asistir a la cumbre que ha organizado el presidente francés, Nicolas Sarkozy, con los países dispuestos a colaborar en una operación militar contra el régimen de Muamar el Gadafi bajo los auspicios de Naciones Unidas.

Según las fuentes del Gobierno español, hasta que no concluya esta reunión, en torno a las 15.30 horas, no estarán definidos los medios aéreos y navales con los que España colaborará en esa intervención militar, ya que hay que coordinar las aportaciones de todos los países.

Zapatero, según estas fuentes, ha hecho gestiones "clave" ante los países árabes que se sumen a esta iniciativa internacional y, anoche Marruecos decidió participar y ha enviado a París a su ministro de Exteriores, Taib Fassi-Fihri.

Participan también en la cumbre los ministros de Exteriores de Emiratos Árabes y Catar, países que visitó el presidente del Gobierno español a principios de marzo, Irak y Jordania, además de la Liga Árabe.

Según las fuentes del Gobierno español, las últimas informaciones, que se están verificando, apuntan a la existencia de combates en Bengasi, la "capital" de los rebeldes libios, con lo que Gadafi estaría incumpliendo el alto el fuego total exigido por la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.

Esta circunstancia podría precipitar la intervención internacional, aunque, han añadido las fuentes, España puede necesitar aún algo de tiempo para tener listos sus barcos y aviones, que deberían trasladarse al sur de Italia.

En cualquier caso, Zapatero comparecerá el martes por la tarde en el Congreso para pedir la autorización del Parlamento a esta misión o para convalidarla, si ya ha comenzado.

El Gobierno español contará con una respaldo mayoritario en el Parlamento y Mariano Rajoy, según las fuentes, ha trasladado hoy mismo a Zapatero su acuerdo "en líneas generales" con el operativo que se prepara.

Destaca el Ejecutivo español que se tratará de una operación internacional liderada por las Naciones Unidas, ya que se realizará bajo los auspicios de la resolución 1973 del Consejo de Seguridad, y no de la OTAN, aunque se considera lógico que muchos de los medios militares de los países aliados se coordinen a través de esa organización.

Cuando concluya la cumbre, Zapatero tiene previsto comparecer ante los medios de comunicación en la residencia del embajador de España en París para concretar cuál será la participación española y en qué

Zapatero llegó a La Moncloa con el "no a la guerra y saldrá con un sí"

El coordinador general de IU, Cayo Lara, ha considerado hoy una paradoja que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "llegara cabalgando a La Moncloa de mano del 'no a la guerra' de Irak y que vaya a salir de La Moncloa con un sí a la guerra en Libia".

Así se ha expresado Cayo Lara antes de participar en un acto de apoyo al juez Baltasar Garzón que se ha celebrado hoy en la Plaza Mayor de Madrid preguntado por la participación militar de España en una intervención internacional en Libia, tras ser autorizada por el Consejo de Seguridad de la ONU.

"No estamos por la intervención porque lo que probablemente va a crear es una guerra civil en Libia", ha indicado Lara, que ha reiterado que lo que subyace en el fondo de esta situación es "el control del petróleo, no la democracia o la libertad del pueblo libio".

Al acto han asistido también los secretarios generales de CCOO y de UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, respectivamente, quienes, en declaraciones a los periodistas, han expresado su apoyo a la participación española en esa misión.

Méndez ha considerado adecuado que España participe en esta intervención autorizada por la ONU pero ha advertido de que es necesario actuar con enorme rapidez porque "los segundos, no los minutos ni las horas, son preciosos".

Fernández Toxo ha señalado por su parte que está bien que el Gobierno español, refrendado por el Parlamento, coopere para defender al pueblo libio y ha deseado que "ojalá no sea muy tarde".