El Gobierno ha decidido aumentar los controles sobre los productos importados de Japón, después de que las autoridades de este país hayan confirmado la presencia de contaminación radiactiva en varios productos, especialmente vegetales y leche.

El Gobierno ha adoptado esta medida después de mantener la sexta reunión del grupo de seguimiento de la crisis en Japón tras el terremoto del pasado día 11 y la posterior alerta nuclear por la fuga en la central de Fukushima, informa el Ministerio de la Presidencia en un comunicado.

La directora general de Salud Pública y Sanidad Exterior, Carmen Amela, informó de esta actuación en el transcurso de la reunión mantenida en el Palacio de la Moncloa.

El Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad hará un mayor control de los productos alimenticios que llegan desde Japón siguiendo las recomendaciones de los organismos internacionales y en aplicación del "principio de precaución", añade la nota.

Estos controles ya se venían efectuando desde hacía días a través de la Subdirección General de Sanidad Exterior.

También se harán exámenes radiológicos más estrictos sobre los productos manufacturados que entran principalmente por los grandes puertos españoles, tarea que recae en la Agencia Tributaria en colaboración con técnicos del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

En la reunión de hoy, los representantes del Ministerio de Sanidad, de Protección Civil y del CSN han informado sobre las posibilidades de suministro de yoduro potásico y las prevenciones que han de tenerse en cuenta para tomar este fármaco, que reduce el riesgo de cáncer de tiroides entre las personas que puedan presentar niveles elevados de radiactividad en su cuerpo.

El Gobierno recuerda que al tratarse de un medicamento, "no debe utilizarse nunca si no lo recomiendan las autoridades".

También apunta que las pastillas de yoduro potásico se suministran de forma preventiva única y exclusivamente en zonas de evacuación por contaminación radiológica.

El Ejecutivo señala que los ciudadanos que residan en Japón o hayan viajado al país deben seguir los consejos del Gobierno japonés en relación con la toma de este medicamento.

No obstante, el Gobierno puntualiza que tiene reservas suficientes de yoduro potásico para enviar a Japón en caso de que fuera necesario, apunta la nota.

El Ministerio de Sanidad ha entregado certificados a los 119 pasajeros del vuelo fletado por el Gobierno para residentes en Japón que llegó ayer, lunes, a Torrejón de Ardoz (Madrid) y que se sometieron voluntariamente al control radiológico, sin que ninguno presentara índices de contaminación.

De los 119, 94 son ciudadanos españoles y sus familiares en primer grado, principalmente cónyuges e hijos.

El grupo más numeroso de estos españoles y familiares procede de Cataluña, con 26, seguido de Madrid (25), Andalucía (18), Cantabria (6), Castilla y León (4), Aragón, Asturias, Extremadura y Comunidad Valenciana (3, cada una), Canarias (2) y Galicia (1).

En cuanto a los pasajeros procedentes de Japón que regresen por su cuenta en vuelos comerciales, el Ministerio de Sanidad mantiene operativo el protocolo de información y atención que se facilita a través de teléfono (901 400 100) y correo electrónico (oiac@mspsi.es).

Según el Gobierno, el número de consultas y llamadas de los españoles residentes en Japón a la embajada española ha disminuido "notablemente" en las últimas horas.

Los representantes diplomáticos de países de ciudadanos que también regresaron desde Japón en el avión fletado por el Gobierno han expresado su agradecimiento por la colaboración prestada por las autoridades españoles, señala el comunicado.