Adoración Zubeldia, viuda del concejal de UPN José Javier Múgica, asesinado por ETA en 2001, que este viernes ha testificado en el juicio por el atentado, se ha detenido unos segundos para mirar directamente a la cara al exjefe militar de ETA Francisco Javier García Gaztelu, 'Txapote', y los otros tres acusados.

Zubeldia ha tenido que volver a declarar hoy en la vista, que se ha reiniciado después de que la magistrada Ángela Murillo renunciara ayer a celebrar el juicio, tras llamar "cabrones" a los etarras.

La viuda ha tenido que repetir sus explicaciones sobre los momentos que vivió el 14 de julio de 2001 cuando explotó la bomba colocada en la furgoneta de su marido, que era concejal de UPN en Leiza (Navarra).

En ese momento se ha vuelto a derrumbar ante el tribunal y, entre sollozos, ha contado que desde la ventana de su casa vio a su marido tumbado en el suelo: "la furgoneta se estaba quemando y él también se estaba quemando", ha dicho.

Ha sido después, al terminar su declaración, cuando ha aprovechado para, una vez de pie, volverse y mirar durante unos segundos, directamente a la cara y uno por uno a los cuatro acusados, que permanecían sentados.

Por su parte, "Txapote", que ha dicho que no reconoce la legitimidad del tribunal, y los presuntos etarras Andoni Otegi y Oscar Zelarain, se han negado de nuevo a participar en la vista.

Únicamente, el acusado Juan Carlos Besance ha accedido a responder sólo a las preguntas de su defensa y ha denunciado de nuevo que fue sometido a torturas por parte de la Guardia Civil.

Al juicio asiste hoy entre el público el expresidente de Navarra Miguel Sanz.