La Guardia Civil ha detenido a cuatro personas por falsificar y comercializar obras de autores de la Generación del 27 y ha imputado a otras cuatro personas por los presuntos delitos de estafa, contra la propiedad intelectual y blanqueo de capitales.

En el marco de esta operación, denominada Sagún, que se ha desarrollado en Granada y Madrid, se han intervenido diecinueve pinturas y dibujos falsos, atribuidos a artistas como Federico García Lorca, Manuel Ángeles Ortiz e Ismael de la Serna, según una nota del instituto armado.

Las investigaciones comenzaron el pasado mes de junio, cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de que un grupo de anticuarios, coleccionistas y marchantes de arte estaban "colocando" en el mercado falsificaciones de dibujos y pinturas de la Generación del 27.

El grupo adquiría catálogos publicados con motivo de ferias o exposiciones de alguno de los artistas y confeccionaba las pinturas, a través de fotografías de las obras.

Mediante el engaño, hacían creer a los compradores que las pinturas procedían de donaciones o regalos que el pintor había realizado a personas de su entorno y que ahora, por razones económicas o de otra índole, querían deshacerse de ellas.

En caso de necesitar de algún certificado de autenticidad de las piezas, recurrían a terceras personas que les confeccionaban un documento aparentemente fidedigno para avalar la autenticidad del dibujo o la pintura.

El grupo desmantelado había conseguido recientemente colocar entre coleccionistas y comerciantes de arte algunas de estas pinturas falsificadas, entre ellas cuatro a un parador nacional de turismo.

En los seis registros domiciliarios realizados en Granada, se han intervenido las falsificaciones de cuatro dibujos de Federico García Lorca, seis pinturas de Ismael de la Serna y nueve pinturas de Manuel Ángeles Ortiz, además de varios catálogos donde aparecen fotografías de las pinturas posteriormente falsificadas.

Durante el registro en uno de los domicilios, una persona que estaba al corriente de la operación se desplazó a otro local de la misma familia que hasta ese momento no había sido registrado para intentar llevarse una pintura falsificada.

Tras doblarla en cuatro partes e introducirla en una mochila, intentó abandonar el lugar, pero fue interceptado por otros agentes de la Guardia Civil que vigilaban este espacio.

La operación ha sido llevada a cabo por el Grupo de Patrimonio Histórico de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil en colaboración con agentes del mismo Cuerpo de la Comandancia de Granada y técnicos de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.