La primera sesión del juicio por cohecho pasivo contra Francisco Camps y Ricardo Costa ha quedado aplazada hasta las 9 horas de mañana martes ante la prolongada duración de la constitución del jurado (integrado por seis hombres y tres mujeres como titulares), que se ha extendido hasta las diez de la noche, postergando la comparecencia de los acusados.

Tras la constitución del jurado, Camps declaraba a preguntas de los periodistas a la salida de la sede del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana: "No, no estoy cansado".

El expresidente valenciano ha sido recogido por un todo terreno negro a las puertas del tribunal, del que ha salido pasadas las 22 horas acompañado de su abogado, y minutos después de quienes fueron su jefe de gabinete, Pablo Landecho, y directora general de Organización y Coordinación, Henar Molinero.

Poco antes abandonaba la sede judicial Costa, sin hacer declaraciones a la prensa, junto a su abogado, un amigo y su pareja.

Camps ha estado presente en la sala de vistas durante las diez horas que ha durado la conformación del jurado, resultado de una serie de interrogatorios personalizados a once ciudadanos: nueve titulares, integrados por seis hombres y tres mujeres, y dos suplentes, que finalmente serán un hombre y una mujer.

Estos once candidatos han sido elegidos de entre 36 candidatos que previamente fueron designados por sorteo, como prevé la Ley Orgánica del Jurado, aunque en este caso eran 29 los aspirantes, puesto que siete de los posibles miembros presentaron excusas para no formar parte de este tribunal popular que han sido aceptadas por el magistrado presidente, Juan Climent.

El Ministerio Fiscal y los letrados de la acusación y de las defensas han entrevistado a los diecinueve candidatos que, como mínimo, deben comparecer para conformar el jurado, ya que las partes pueden recusar a ocho de ellos.

Durante primera jornada del juicio estaba prevista la constitución del tribunal popular y el inmediato comienzo de la vista oral con la exposición inicial de los abogados y la declaración de los acusados, procesados por aceptar prendas de vestir supuestamente abonadas por la trama "Gürtel".

La exhaustiva entrevista a la que han sido sometidos los candidatos al jurado ha obligado a modificar el calendario inicial, aplazando el interrogatorio de los acusados hasta mañana, día en el que también deben comparecer los supuestos cabecillas de la red, entre ellos Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez, conocido como "El Bigotes".

La actividad previa al juicio ha comenzado sobre las ocho de la mañana, con una decena de simpatizantes de Camps aguardando en la puerta del Palacio de Justicia -sede del TSJ valenciano-, donde poco después también se ha concentrado un grupo contrario al expresident de la Generalitat.

A las 9.20 ha hecho su aparición el exjefe del Ejecutivo autonómico, y lo ha hecho en un coche conducido por el presidente de Les Corts Valencianes, Juan Cotino.

La esposa de Camps y tres diputados, entre ellos el vicepresidente de la Cámara, Alejandro Font de Mora, le aguardaban en la puerta, donde le han saludado efusivamente, mientras éste aseguraba a los periodistas que se encontraba tranquilo y daba la mano a algunos de sus simpatizantes.

La llegada de Costa, ex secretario general del PPCV y actual diputado autonómico, se ha producido quince minutos después, caminando en compañía de su letrado y sin recibimientos.

Después de cuatro horas y media de proceso de selección, el magistrado presidente ha acordado efectuar un receso de dos horas para que los candidatos pudieran comer, circunstancia que también han aprovechado letrados, jueces y fiscales.

A las cinco se han retomado las entrevistas y, finalmente, pasadas las 22 horas, se ha dado por concluido este proceso de constitución del tribunal popular.

Durante todo este tiempo, unos 170 periodistas han permanecido en el edificio a la espera del inicio de la vista, cuya primera sesión ha contado con un fuerte dispositivo de seguridad en el exterior del Palacio de Justicia integrado por agentes de la Policía Local y de la Nacional.

Sobre las 22.15, acordada ya la composición del jurado, se ha fijado el inicio de la jornada de mañana, en la que verdaderamente comenzará el juicio, a las 9 horas.

El juicio llega casi tres años después de la operación ordenada por la Audiencia Nacional en contra de la corrupción, tráfico de influencias y evasión de capitales, que fue bautizada con el nombre de "Gürtel" (correa en alemán), y de la que se extrajo la acusación contra Camps y Costa, conocida como la causa de los trajes.

Al expresidente, que dimitió el pasado 20 julio al conocer que sería juzgado, se le imputa la aceptación de doce trajes, cuatro americanas, cinco pares de zapatos y cuatro corbatas, prendas valoradas en 14.021 euros.

Costa, supuestamente, recibió cuatro trajes y seis pantalones valorados en 7.325 euros.

Los acusados, que niegan estos hechos y aseguran que abonaron estas prendas, se enfrentan a una pena de multa de 41.250 euros solicitada por la Fiscalía Anticorrupción.

El exvicepresidente del Gobierno valenciano Víctor Campos y el ex jefe de gabinete de la Conselleria de Turismo Rafael Betoret, que están citados para mañana como testigos, han sido procesados por idénticos motivos, reconocieron su culpa el pasado 16 de septiembre, con lo que evitaron el juicio, y fueron condenados a pagar una multa 9.600 euros.