El presidente del Gobierno, en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, ha explicado este lunes que finalmente no tiene pensado trasladar su lugar de residencia a León y que continuará viviendo en Madrid porque es lo que desea su familia y especialmente sus hijas.

"Mis hijas están más proclives, sin duda alguna. Es la decisión de mi familia y como padre tengo esa responsabilidad. Ellas están a gusto aquí", ha aclarado en una entrevista recogida por Europa Press.

Asimismo, ha asegurado que el hecho de haber elegido su futura vivienda en el barrio madrileño de Somosaguas, convirtiéndose así en vecino del presidente del Banco Santander, Emilio Botín, o el fundador de Nueva Rumasa, José María Ruiz-Mateos, es "consecuencia del alquiler" y de que las condiciones de "seguridad y tranquilidad" que necesita un expresidente del Gobierno requieren un lugar de esas características.

Preguntado sobre si tiene intención de abrirse una cuenta en la red social Twitter, que tanta popularidad ha adquirido los últimos meses entre la clase política, Zapatero ha admitido que se lo tiene que pensar pero que es "uno de los fenómenos más importantes que hay en estos momentos". "Ya veremos. La red lo cambia todo y hay que estar ahí", ha manifestado.

Por otro lado, ha admitido que durante el último mes, desde que iniciara los contactos con el futuro presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para proceder al traspaso de poderes, su relación con el que hasta el 20 de noviembre fue líder de la oposición durante sus dos mandatos, "ha evolucionado hacia la confianza".

"Él sabe que hemos puesto ya en los últimos meses toda nuestra disposición para que tenga toda la información en su arranque de Gobierno", ha asegurado, para añadir que ha sido "un empeño muy personal" suyo el que el traspaso de poderes fuera "ejemplar" y que el nuevo Gobierno contara con todos los elementos "encima de la mesa" antes de empezar.