Toni Cantó (Valencia, 1965) hace vocalizaciones mientras posa para las fotos que ilustran elreportaje. Queda una hora para que el actor y diputado de UPyD por Valencia estrene en el Teatro Principal la obra «Razas» y atiende a Levante-EMV justo antes de esa primera función. «Estoy muy contento de estar aquí, en mi tierra, y en un teatro como el Principal que conozco bien», explica el diputado.

«Es especial porque trabajo en casa, viene mi familia, mis amigos, es mi ciudad... siempre me hace una ilusión especial», indica Cantó. Pero en esta ocasión será doblemente especial, porque a las funciones en el Principal —una cada día hasta el domingo, excepto el sábado, en que habrá dos—también se espera que acudan decenas de militantes de UPyD. Ayer, sin ir más lejos, se dejaron ver por el teatro Ramón Igual, coordinador local del partido en Valencia, y Pablo Serrador, responsable de Expansión. Igual comenta que tiene «muchas ganas» de ver a Cantó sobre las tablas del Principal porque están «contentos de su valentía y orgullosos de que no pierda el pulso de la sociedad y siga dedicándose a lo que le gusta». Igual destaca que c0mpaginar ambas actividades, ser actor y ser diputado, que es lo que Cantó va a intentar hacer, «es muy importante porque desprofesionalizas la política».

Cantó, por su parte, cree que podrá hacerlo «porque en teatro se actúa sobre todo en los fines de semana, que es mi tiempo libre». Ayer estuvo sobre el escenario del Teatro Principal veinticuatro horas después de su primera sesión en el Congreso de los Diputados. «Estoy ilusionado y tengo muchas ganas de empezar a trabajar y de que el lunes y el martes de la semana que viene podamos ver las propuestas del señor Rajoy para superar la crisis», explica el diputado por UPyD.

Lo cierto es que ayer no era el político, sino el actor. Cantó recorría las entrañas del Principal y examinaba el sencillo atrezzo —«ahí hay desconochones»— con semblante serio y contrito, quién sabe si con los nervios del estreno, aunque él asegura que sabe que la obra «va a funcionar porque ya la hemos estrenado en otros sitios». Dan los últimos retoques al escenario y al patio de butacas, mientras él y el resto de actores se terminan de vestir. El domingo, cuando baje el telón, Cantó volverá al escaño que le espera en Madrid.