El presidente del Gobierno canario, Paulino Rivero, puso ayer un punto y aparte en la relación de tensión y desencuentro que venía manteniendo con el PP y con su líder en las Islas, José Manuel Soria, nuevo ministro de Industria, Energía y Turismo. "Los periodos pre y post electorales ya se terminaron, se han conformado los gobiernos y las instituciones y ahora tiene que haber un punto y aparte". Rivero dijo estar "convencidísimo de que vamos a entendernos".

Rivero, que aseguró que ya había telefoneado a Soria para darle la enhorabuena "y hablar", advirtió, respecto a la buena disposición que había encontrado en el recién nombrado ministro, que "siempre será mucho más productivo para los ciudadanos si todos remamos en la misma dirección. Estoy convencido", subrayó en una conferencia de prensa en el Parlamento regional, "de que ese va a ser el camino que vamos a seguir".

En esa buena disposición el presidente quiso subrayar las declaraciones de Soria esa misma mañana asegurando que el Gobierno que dirige Mariano Rajoy va a mantener las bonificaciones a las tasas aéreas. Una noticia "positiva" que "significa un avance muy importante con respecto a la posición anterior. Ya no habla", subrayó, "como responsable de un partido sino como ministro del Gobierno".

De otra parte, el mandatario canario valoró como "muy bueno para Canarias, más que para ningún otro territorio del Estado", que un canario se siente en el Consejo de Ministros porque, "sea del color político que sea" podrá hacer ver las necesidades diferenciales del Archipiélago.

En cuanto al primer gabinete de Rajoy, el presidente aseguró conocer "personalmente" y "perfectamente" a la mayoría de los integrantes del Gobierno, con los que coincidió en labores legislativas durante su etapa como diputado en la Cámara Baja. Todos ellos, señaló, tienen una acreditada "capacidad técnica y política" pero, más allá de eso "a los gobiernos hay que juzgarlos por sus políticas".

Toca, destacó el presidente, esperar a ver qué políticas desarrolla el nuevo Ejecutivo nacional y si opta, como hiciera el PP en mandatos anteriores, por "las políticas ultraliberales" o por "garantizar el equilibrio y la cohesión social"; "por una sociedad equilibrada, solidaria y armónica u otra cejada".