La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha anunciado la intención del líder del Ejecutivo, Mariano Rajoy, de no incluir a Amaiur entre su rueda de contactos con los grupos políticos del Congreso. Además ha asegurado este viernes al ser preguntada por la situación del PSOE que "en democracia es bueno que haya una buena oposición".

"El criterio es conocido, lo ha hecho público (Rajoy) y ya conocen lo que este grupo (Amaiur) contestó en el desarrollo del debate de investidura sobre los temas que planteó", ha dicho Sáenz de Santamaría en la rueda de prensa posterior al primero Consejo de Ministros del nuevo Gobierno del PP.

A partir de ahí, ha añadido que "la intención" de Rajoy "es seguir manteniendo esos contactos especialmente vinculados a la presentación de todas y cada una de las reformas, la primera el Real Decreto Ley". ""Una vez presentado, se abordará al nivel que corresponda con los distintos grupos, me imagino que a lo largo del mes de enero", ha dicho.

Sobre una posible ilegalización de Amaiur, Sáenz de Santamaría se ha limitado a recordar que "el Gobierno cumplirá la Ley y la Ley vigente que es la Ley de Partidos, donde se dice quien puede concurrir a las elecciones y quien, pese a haber concurrido, puede ser impugnado".

Por otro lado, ha advertido que desde la Portavocía del Gobierno no abordará asuntos de partido, pero ha manifestado que es "necesaria una buena relación institucional con todos los grupos y en especial con el principal partido de la oposición".

"En democracia es bueno que haya un buen Gobierno, pero también que haya una buena oposición. En la crítica y el contrapeso si se sabe hacer y asumir, pueden salir las mejores decisiones", ha argumentado.

"La voluntad del presidente del Gobierno es mantener un diálogo constante en la búsqueda de acuerdos sabiendo que cada uno tiene sus posiciones y que la razón no es cien por cien de nadie y que hay que escuchar", ha añadido.