Ana Botella ha sido elegida alcaldesa de Madrid por el Pleno del Ayuntamiento, en sustitución de Alberto Ruiz-Gallardón, que el pasado día 22 renunció al cargo tras ser nombrado ministro de Justicia en el Gobierno de Mariano Rajoy.

Botella, que es la primera alcaldesa de la capital de España en toda su historia, ha sido elegida en votación nominal de los concejales del Ayuntamiento con los votos de los 31 representantes del Partido Popular, dos más de la mayoría absoluta necesaria.

El resto de los candidatos, Jaime Lissavetzky (PSOE), Ángel Pérez (IU) y David Ortega (UPyD) han sido apoyados por sus respectivos concejales.

Promete austeridad

En su discurso, la nueva alcaldesa de Madrid ha prometido que gobernará la ciudad con austeridad pero también que lo hará "en primer lugar" pensando en los más desfavorecidos, en los mayores, los desempleados, los que viven solos y los excluidos.

"Voy a ser la alcaldesa de todos los madrileños pero, en primer lugar, voy a ser su alcaldesa", ha garantizado Ana Botella en su primera intervención ante el Pleno municipal.

Lo primero que ha hecho al subir a la tribuna tras escuchar a los portavoces de la oposición ha sido subrayar la legitimidad de su elección y recordar que es la tercera vez que se elige al alcalde de Madrid iniciada ya una legislatura.

Además, ha dicho que desea "continuar el compromiso con los madrileños de todos los que han desempeñado hasta hoy la Alcaldía de Madrid", desde José Luis Alvárez y Luis María Huete, en la transición, hasta los alcaldes de la democracia Enrique Tierno Galván, Juan Barranco, Agustín Rodríguez Sahagún, José María Álvarez del Manzano y Alberto Ruiz-Gallardón.

De su antecesor, presente en la tribuna de invitados junto a otros cinco miembros del Gobierno de Mariano Rajoy y al que se ha dirigido como "señor Ministro", ha dicho que "es un hombre que piensa en grande y esa ambición ha sido el motor que ha transformado la ciudad hasta convertirla en una de las más atractivas del mundo".

La nueva alcaldesa ha asegurado que gobernará la ciudad con "humildad" y "máxima voluntad de dialogo" y ha reafirmado su "compromiso con el programa de gobierno" que inició Gallardón, puesto que "cambian las personas pero se mantiene el proyecto político".

Primeras medidas

En todo caso, ha anunciado un nuevo "plan específico de contención del gasto", centrado en el gasto corriente, y una iniciativa para eliminar barreras burocráticas para la apertura de negocios que no precisen de declaración de impacto ambiental.

Ésta y otras iniciativas ha indicado que lo hará de forma coordinada con los gobiernos de la Nación y de la Comunidad de Madrid.

De acuerdo a lo que establece el vigente Plan Económico y Fiscal 2012-2016 del Ayuntamiento, ha señalado que el próximo ejercicio se cerrará en equilibrio y que en ése y los cuatro siguientes se reducirá la deuda municipal en 3.112 millones de euros.

Asimismo, ha aprovechado su primera intervención para renovar su compromiso con la candidatura olímpica de Madrid y para insistir en el mensaje ya conocido de que hasta que la designación se produzca "no habrá ningún nuevo gasto porque ya están construidas el 80% de las infraestructuras necesarias".