El presupuesto destinado a la sanidad por las comunidades autónomas va a sufrir una reducción del 2,25% el próximo año, según señala un informe de CCOO, que plantea la necesidad de que se acometan "medidas importantes" a corto plazo en el Sistema Nacional de Salud.

El sindicato ha realizado un análisis de los presupuestos en materia sanitaria de los diferentes gobiernos autonómicos para el año 2012, a excepción de Castilla-La Mancha, comunidad en la que todavía no ha sido presentado el proyecto de presupuestos.

CCOO ha mostrado su preocupación por los criterios que las comunidades están aplicando en la elaboración de los presupuestos para 2012, ya que "afectan de manera directa tanto al futuro como a la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud".

El informe destaca que la reducción por segundo año de los presupuestos sanitarios está provocando que desde las diferentes comunidades se barajen medidas que están poniendo en peligro el futuro del SNS.

Entre ellas, destacan dejar la tasa de reposición en el sector en el 0%, reducciones considerables de personal, suspensión de la jubilación parcial y el contrato de relevo, eliminación de ofertas de empleo público, reducción de los fondos en investigación e inversión, revisión de complementos por Incapacidad Temporal o reducciones de complementos y de pagas extraordinarias.

El sindicato precisa que las reducciones en los presupuestos sanitarios no afectan por igual a las diferentes autonomías.

Así, contrastan las bajadas de Murcia (8,29%) y Navarra (5,90%), con los ligeros incrementos de otras comunidades, como Baleares (0,95%) y Madrid (0,47%).

El informe hace una especial mención a la tasa de reposición del personal sanitario, que pasa del 10% en 2011 al 0% en 2012, lo que significa que ningún profesional será sustituido a la finalización de su vínculo laboral o jubilación.

Esta medida, según CCOO, "está abriendo de par en par la puerta a las Empresas de Trabajo Temporal y a la eliminación de las bolsas de empleo".

Entre las propuestas del sindicato destacan una financiación finalista destinada a afrontar el déficit actual, asegurar la suficiencia financiera y dotar suficientemente al Fondo de Cohesión para garantizar la equidad en todo el territorio nacional.

El informe plantea también la necesidad de un Pacto por la Sanidad, la centralización de compras, profesionalizar la gestión o fortalecer la atención primaria.