El seleccionador nacional de balonmano y entrenador de Iñaki Urdangarín durante su etapa como jugador en el equipo de balonmano del Fútbol Club Barcelona, eludió pronunciarse ayer en Lanzarote sobre la imputación del duque de Palma en una pieza separada del caso Palma Arena por apoderarse, presuntamente, junto a su socio Diego Torres de fondos públicos y privados que recibió el Instituto Nóos, del que el marido de la infanta Cristina fue presidente hasta 2006.

Rivera, que permanecerá en la isla de los volcanes hasta el próximo lunes, donde el equipo nacional de balonmano prepara su participación en el campeonato europeo masculino, que se celebrará en Serbia en la segunda quincena de enero, afirmó únicamente que para él "Iñaki es una extraordinaria persona y es y seguirá siendo un buen amigo".

Urdangarín participó en Lanzarote en julio de 2007, mayo de 2008 y mayo de 2009 en las jornadas organizadas por la empresa Valero Rivera Asesoramiento Deportivo SL, en las que se abordaron, entre otros temas, el patrocinio deportivo y la estrategia empresarial y el turismo y el deporte.