El secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, ha abogado hoy por negociar con las industrias del sector aplazamientos y reprogramaciones en los contratos, e incluso la renuncia a algunos compromisos, a cambio de oportunidades futuras y de abrir un escenario con mejores expectativas.

En su intervención en un curso de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), que reúne estos días a mandos militares y representantes de empresas del sector, Argüelles ha señalado que el presupuesto del Ministerio para este año no alcanza para hacer frente a los compromisos asumidos en los contratos con la industria.

La estimación del Ministerio, que ya desveló el secretario de Estado hace dos semanas, es de un desfase de unos 1.782 millones de euros acumulados por compromisos de pago no atendidos entre los ejercicios 2010, 2011 y las previsiones de cierre de 2012.

Argüelles ha matizado que es un problema acumulado "de años" que no ha dado tiempo a corregir en los seis meses de mandato del actual Gobierno, pero ha mostrado la voluntad de Defensa de "desatascar" esta cuestión.

Además, ha recordado que también se pretende aliviar la situación de la industria con una moratoria para que no tengan que devolver los préstamos que han recibido del Tesoro Público hasta que el Ministerio de Defensa no se haya puesto al corriente de sus pagos. El secretario de Estado ha confiado en que esta propuesta de moratoria se eleve al Consejo de Ministros después del verano.