El coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara, ha animado hoy a los miembros de su formación a "reforzar la presencia en la calle" y transformar la "movilización" en "poder" tal y como exige el "estado de excepción política, económica y social" en que se encuentra la sociedad española.

Lara ha hecho esta petición a sus compañeros de formación durante su intervención hoy en la sede federal de IU en Madrid en el Consejo Político Federal, el máximo órgano de dirección entre asambleas que se reúne cada tres meses aproximadamente.

El Consejo de hoy se ha centrado en la preparación de la Asamblea federal de IU convocada para los días 14, 15 y 16 de diciembre pero sobre todo en el análisis de la "regresión económica y social" en que se encuentra la sociedad española tras la "intervención" de su economía y la presentación del "plan de recortes".

Para hacer frente a las medidas anunciadas por el Gobierno que suponen "un ataque a los fundamentos" del "sistema constitucional y democrático", Lara ha pedido "reforzar la organización" porque, ha dicho, "la presencia visible, organizada y combativa de IU en la movilización es más necesaria que nunca".

"Lo decimos Consejo tras Consejo, pero los resultados no son todo lo rápidos que podían ser aunque en los sondeos sigue aumentando la confianza en IU", ha insistido.

Así, ha dicho que al margen de que IU apoye las convocatorias de los sindicatos como la manifestación prevista para el jueves 19 de julio, es necesario fijar "acciones propias" que den mayor visibilidad al trabajo de la formación, como el que ha anunciado que llevarán a cabo el viernes 20 en el Palacio de la Moncloa durante el Consejo de Ministros.

"Tenemos que transformar la movilización en organización, la resistencia en alternativa, y la alternativa en poder", ha pedido.

El coordinador general de IU ha basado su discurso en denunciar la situación de "emergencia social, económica y política" en la que se encuentra España tras la imposición por parte de la Comisión Europea de un "memorándum" que pide replantear de manera radical porque supone una "regresión económica y social" y una "involución democrática".

En ese sentido, ha anunciado que pedirá formalmente una auditoría de la deuda y reclamará al Gobierno su "renegociación" para eliminar los intereses "ilegítimos" que paga la sociedad española y que crean "agujeros" en los servicios públicos esenciales.

También ha acusado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de situarse "frente a los trabajadores y frente al interés nacional" y ha afirmado que "lo que ha ocurrido es una intervención en toda regla" aunque "el Gobierno lo niegue" y haya intentado "vender" que han conseguido un "crédito en condiciones favorables".

"La reforma financiera del PP consiste en que los ciudadanos paguemos los platos rotos por los responsables del sistema financiero español y por una política bipartidista de estímulo de la especulación inmobiliaria", ha reprochado Lara.

A su juicio, el Gobierno está abandonando a los trabajadores, a los mineros o a los parados y está convirtiendo en sus "enemigos" a los más desfavorecidos, por lo que ha acusado al Ejecutivo de ser "cómplice" de que se "desahucie a la gente de las casas, que no pueden pagar su hipoteca".

Ha comparado el "abandono" a los más desfavorecidos con la imagen "patética" del Parlamento cuando se anunciaron los recortes, en donde "los diputados del PP aplaudieron de forma sostenida durante mucho tiempo mientras se estaba violando la Constitución que habían jurado cumplir y hacer cumplir".

"Esa es la derecha española y lo manifestó en esa imagen que se va a quedar para la historia", ha sentenciado Cayo Lara, quien cree que el PP quiere "devolver" a la sociedad española a "mediados del siglo pasado" y "abrir la puerta a los populismos".

El coordinador general de IU ha ironizado con que mientras que el Gobierno apeló al Rey para que respaldase sus "injustas medidas" en el Congreso de Ministros, su formación alude al "pueblo soberano" para "combatir las injusticias".

También ha reprochado al Gobierno su "actitud inadmisible" en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, en donde impuso a las CCAA un endurecimiento del déficit "desproporcionado" que cuestiona el modelo autonómico en lugar de tratar a las autonomías con la misma "flexibilidad" que el Ejecutivo pide a Bruselas.

Con respecto a la reforma de la administración local, ha denunciado que reduce los Ayuntamientos a "la mínima expresión" y los deja sin "contenido político y sin capacidad propia de gestión", por lo que es un paso más en el "objetivo" del PP de "reducir el espacio de lo público".

Al inicio de su intervención, Lara también ha mostrado su apoyo a los mineros a quienes han "robado un derecho" que les "deben restituir" y a los afectados por el incendio de la Comunitat Valenciana, que vieron cómo "Rajoy se fue al fútbol mientras Valencia estaba en llamas".