Un cabo primero de la Unidad Militar de Emergencias (UME) ha fallecido este sábado en las labores de extinción del incendio declarado en la Sierra de Gata, en la provincia de Cáceres, y otros tres militares han resultado heridos con pronóstico reservado, según ha confirmado a Europa Press fuentes del Ministerio de Defensa.

El suceso ha tenido lugar en el accidente de un vehículo autobomba de la UME que participaba en las labores de extinción del incendio declarado anoche en la Sierra de Gata. La UME se había incorporado este mismo sábado a las labores de lucha contra este incendio.

El incendio se encuentra estabilizado, según han declarado los responsables del Plan de Lucha contra Incendios Forestales de Extremadura (Plan Infoex), aunque está previsto que durante la noche continúen trabajando en la zona afectada cinco camiones, ocho retenes y cuatro bulldozers.

El fuego ha vuelto a quemar los pinares de la isla canaria de La Palma, en esta ocasión en el municipio de Mazo, incendio que cuenta con tres frentes abiertos, uno de los cuales avanza hacia el caserío de La Sabina, cuyos vecinos han sido evacuados de forma preventiva y alojados en casas de familiares y amigos.

De los tres frentes del incendio, declarado a mediodía y cuya área de extensión aún no ha sido estimada, uno se desplaza hacia el barrio de La Sabina, otro va paralelo a la carretera hacia el municipio de Fuencaliente y otro avanza en dirección a las cumbres.

La isla de La Gomera sufre dos incendios forestales simultáneos, uno de cuyos focos comenzó hacia las tres de la tarde en la zona de Imada, en el municipio de Alajeró, y el otro se ha declarado pasadas las cinco en el municipio de Vallehermoso, ambos próximos al Parque Nacional de Garajonay.

En otro archipiélago, el Balear, su Instituto de la Naturaleza (Ibanat) daba por controlado sobre las 17.30 horas el incendio que se declaró ayer en la zona forestal de la urbanización de Son Vida, en Palma, y que ha quemado aproximadamente 9,15 hectáreas.

La masa forestal de Baleares ha sufrido 21 incendios en lo que va de año, cifra que convierte a 2012 en el peor año de la última década en cuanto a número de fuegos que han quemado más de una hectárea.