La conselleira del Medio Rural y del Mar de la Xunta de Galicia, Rosa Quintana, ha afirmado hoy que el incendio que se mantiene activo en el municipio orensano de O Barco está siendo "muy complicado" para los equipos de extinción.

"Estamos en unas condiciones naturales complicadas", ha dicho la conselleira en una comparecencia ante los medios en el centro de coordinación de incendios del distrito XIII de Valdeorras.

Quintana ha destacado que una de las mayores dificultades para luchar contra las llamas está siendo el viento, que "está jugando muy malas pasadas", comentó.

La representante de la Xunta ha mostrado su agradecimiento y el del Gobierno gallego a todos los efectivos que están tratando de controlar y sofocar las llamas, de los que dijo que "están dando todo lo que tienen de sí".

En la lucha contra el fuego trabajan numerosos efectivos humanos y materiales, por lo que Quintana señaló que "por falta de medios no es", y ha citado las palabras del alcalde de O Barco de Valdeorras indicando que "hay casi overbooking de medios".

"Lo que estamos es trabajando con mucha cabeza y esperar a que las condiciones nos permitan actuar bien sobre el incendio y conseguir pararlo lo más rápido posible", ha dicho la conselleira.

Por último, ha explicado que las llamas parecen haberse alejado de las zonas habitadas y que se han adentrado en áreas de monte.

Según los últimos datos difundidos por la Xunta, el incendio que sigue activo en el municipio de O Barco de Valdeorras ha afectado ya a unas 800 hectáreas, y ha sido clasificado por el Gobierno gallego como 'Gran Incendio Forestal' dada la gran extensión de masa forestal arrasada.