El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha advertido hoy a la Unión Europea de que, ante la situación económica que atraviesa la eurozona, "ha llegado el momento de pasar de los discursos a los hechos" y cumplir los acuerdos a los que llegan los líderes de los Veintisiete.

Rajoy se ha expresado así en la rueda de prensa que ha ofrecido junto a su homólogo marroquí, Abdelilah Benkiran, con la que ha culminado en Rabat la X cumbre hispano-marroquí y en la que se le ha pedido que concretara hasta cuando puede financiarse España a los actuales intereses sin pedir un rescate.

El jefe del Ejecutivo ha vuelto a señalar que España se está financiando a intereses muy elevados que no se corresponden "de ninguna manera" con los fundamentos de la economía española.

Ha recordado que eso lo ha reconocido el Fondo Monetario Internacional o el presidente del Banco Central Europeo y se trata, ha dicho, de una situación que todo el mundo sabe.

Rajoy ha explicado que se están adoptando medidas para solucionarlo, pero aún hay muchos pasos que dar, entre ellos, cumplir los acuerdos adoptados en junio por el Consejo Europeo como el que insta a lograr la unidad bancaria y fiscal.

"Ha llegado el momento de pasar de los discursos a los hechos y de tomar decisiones que transmitan el mensaje de que nadie puede pensar que el euro es reversible y que Europa sigue con la aspiración de jugar con fuerza en el mundo global", ha señalado.

Paso adelante "nítido, claro y contundente"

A su juicio, después de más de cincuenta años de proceso europeo, hay que dar un paso adelante "nítido, claro y contundente" en materia económica, bancaria, fiscal y política, que es lo que ha recordado que pretenden los acuerdos de junio del Consejo Europeo.

Para Rajoy, es necesario seguir reduciendo en España el déficit público, momento en el que ha expresado su satisfacción por el compromiso en esa dirección al que llegaron ayer todas las comunidades autónomas en la Conferencia de Presidentes.

También ha apostado por seguir haciendo reformas estructurales como las que ya ha impulsado.

El presidente del Gobierno ha asegurado que a lo largo de la cumbre con Marruecos no se ha hablado en ningún momento del debate sobre el futuro de Cataluña y ha señalado que no estaba previsto abordar ese asunto porque lo prioritario es analizar la situación económica para superar la crisis.

Ha insistido al respecto en que hay que dar mensajes positivos y no los que generan dudas ante lo que queda por delante.