La cumbre de cuatro formaciones independentistas que se ha celebrado hoy en Barcelona ha finalizado sin que haya habido acuerdo para constituir una coalición para concurrir a las próximas elecciones catalanas del 25 de noviembre.

Después de seis horas de reunión, la cumbre independentista, que ha empezado en el Parlament y ha finalizado en el Centro Internacional Escarré para las Minorías Étnicas Nacionales (CIEMEN), ha terminado sin que las discrepancias sobre el programa y las listas hayan podido ser superadas.

En un escueto comunicado conjunto, los partidos independentistas culpan al escaso tiempo disponible hasta los comicios y la complejidad que comporta lograr la unidad del fracaso del intento de hacer una coalición, si bien han acordado crear en la próxima legislatura una "Mesa de Trabajo" en el Parlament para coordinar sus actuaciones.

Según la secretaria general de ERC, Marta Rovira, la falta de acuerdo para formar una coalición no impedirá que su partido mantenga abierta la posibilidad de sumar apoyos hasta el final del período legal válido para comunicar las listas electorales.

Desde Solidaritat (SI), Uriel Bertran ha atribuido a ERC el fracaso de la reunión, y ha explicado que la dirección de Esquerra había rechazado la oferta de un tándem Oriol Junqueras-Alfons López Tena para que encabezara la lista por Barcelona.

Los portavoces de las otras dos fuerzas asistentes a la cumbre, Reagrupament (Rcat) y Democràcia Catalana (DC), han lamentado que el acuerdo no haya sido posible, pero han descartado concurrir en solitario a las elecciones para no dispersar el voto independentista.

Han insinuado, sin embargo, la posibilidad de que puedan sumar esfuerzos con otros partidos e incluso dar apoyo externo a otra formación soberanista, que podría ser ERC pero también CiU y, específicamente, a su líder, el presidente Artur Mas.

A la hora de explicar el fracasado intento de forjar una coalición independentista, todos los portavoces han coincidido en señalar discrepancias en la composición de las listas, pero también desacuerdos organizativos, programáticos y de cómo debía ser llevada a cabo la campaña electoral.

ERC estaba representada en la reunión por su secretaria general, Marta Rovira, por el vicesecretario Lluís Salvadó y por el también miembro de la ejecutiva republicana Cesc Iglesies, mientras que Solidaritat (SI) había enviado a sus principales líderes y diputados Alfons López Tena, Uriel Bertran y Toni Strubell.

Por parte de Reagrupament (Rcat), que es la formación que lidera el exconseller Joan Carretero, han asistido a la cumbre el exjuez Ignasi Planas (portavoz y secretario de formación), Xavier Serraïma (activista cultural) y David Vinyals (informático).

En representación de Democràcia Catalana (DC), el partido que lidera el expresidente del FC Barcelona Joan Laporta, han asistido Lluís Mosella, Jordi Finestres y César Martínez.

La reunión fue convocada por ERC a principios de semana y, aunque la formación republicana prefería una negociación "discreta y seria", la dinámica de declaraciones políticas producida en los últimos días ha provocado que finalmente se llevara a cabo en un sitio "público" como el Parlament y después en la sede del CIEMEN.