Los farmacéuticos catalanes han denunciado hoy que tienen pendientes de cobro casi cien millones de euros, correspondientes a las recetas de julio, que la Generalitat no les ha podido abonar al no haber recibido todavía los 560 millones solicitados al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA).

El retraso en el cobro del dinero procedente del FLA que el gobierno catalán pidió al Gobierno central para atender gastos corrientes ha provocado que el Ejecutivo de Artur Mas haya tenido que posponer el pago de algunos conciertos, según el Departamento de Economía.

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Cataluña, Jordi de Dalmases, ha denunciado, en declaraciones a los medios de comunicación, que el impago para las farmacias catalanas se eleva hasta los 99 millones de euros, que estaban pendientes de cobrar por las recetas de julio.

Al no cobrar esta cantidad ni con los 30 días de retraso habitual, los farmacéuticos catalanes se han sentido "desengañados", según De Dalmases, que ha advertido que el 10 % de las farmacias catalanas han agotado ya sus mecanismos financieros.

El responsable del Colegio de Farmacéuticos ha remarcado que el retraso en el pago sume a las farmacias en una situación de "asfixia económica y financiera".