El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha considerado este lunes que lo ocurrido ayer en el Camp Nou, donde se mostró una bandera catalana gigante y hubo gritos a favor de la independencia de Cataluña, "perjudica" a la 'marca España' y ofrece una "mala imagen" de nuestro país.

En declaraciones a la prensa tras inaugurar un seminario sobre la 'marca España', el ministro ha dicho no tener "la menor duda de que perjudica" a nuestro país lo ocurrido ayer durante el partido entre el FC Barcelona y el Real Madrid.

"Me parece una mala imagen", ha añadido el ministro, criticando que el país haya dado "una imagen de división interna en un momento de convulsión como el que estamos viviendo, en un momento en que todos los países del mundo están compitiendo por unos capitales escasos" y que se haya dado "una imagen de desunión en vez de una imagen de esfuerzo compartido".

Para García-Margallo, "el gran éxito de España en la Transición fue que ofreció una imagen de país unido, de esfuerzo común, de un futuro compartido. Así pues, lo sucedido ayer "es exactamente lo contrario", ha remachado.

La imagen de España "no es buena"

El ministro ha afirmado que repasando los periódicos extranjeros se ve que la imagen de España "no es buena, no lo buena que nos gustaría" y "no se corresponde con la realidad".

García-Margallo ha explicado que esta imagen se refleja en informaciones, publicaciones, fotografías y opiniones que "determinan que las inversiones vengan a España, se compre deuda soberana o que las empresas tengan todas las oportunidades que merecen en el exterior".

Por ello ha señalado que existe un "desfase que es necesario" cambiar "de forma inmediata".

Tras afirmar que la Marca España es una iniciativa "necesaria y oportuna" en el mundo globalizado en el que la imagen es un "activo de extraordinaria importancia", ha apuntado que el Gobierno de Mariano Rajoy ha trabajado desde el primer momento en "construir una imagen de España que sirviese para atraer ahorros, comprar deuda, atraer empresas y empleo y favorecer la internacionalización".

Ha subrayado que la Corona está absolutamente implicada en promocionar la imagen de España en el exterior en colaboración con los empresarios con el objetivo de "crear empleo y riqueza", así como ha citado las tareas de formación, educación y preservación del medio ambiente, "muchas veces desconocidas para los españoles".

También ha destacado el trabajo de las Fuerzas Armadas en su "labor pacificadora" y en la atención a los habitantes de las poblaciones que sufren los conflictos.

Momento "decisivo" para la Marca España

García-Margallo ha dicho que en materia económica y en un momento "decisivo" para el país la Marca España "tampoco ha sido suficientemente valorada".

Ha recordado que España sigue siendo la cuarta economía más importante de la zona euro, "una economía diversificada, con recursos humanos importantes" y que cuenta con empresas en el exterior "pioneras en sectores muy avanzados tecnológicamente".

El ministro ha puesto de relieve la gestión de España en energías renovables, las infraestructuras, el espacio aéreo y los ferrocarriles, entre otros sectores.

"El instrumento clave para hacer coincidir la imagen publicada con la imagen real es la Marca España", ha dicho.

En este sentido, ha explicado que la Marca España "no es un proyecto de Gobierno, ni siquiera de Estado, sino que es un proyecto de país" que "rendirá sus frutos a largo plazo, aunque tenga que empezar a rendirlos a corto".

"La Marca España pretende devolvernos a nosotros la confianza que en nosotros mismos hemos perdido en los últimos tiempos. Sólo si confiamos en nosotros mismos seremos capaces de obligar a los demás a confiar en el país", ha concluido.

El proyecto Marca España nació el 28 de octubre de 2002 a iniciativa del Instituto del Comercio Exterior (ICEX), el Real Instituto Elcano, el Foro de Marcas Renombradas Españolas y la Asociación de Directivos de Comunicación (Dircom).