El macrofestival de música electrónica Black Lotus ha concluido en Feria Valencia tras recibir la asistencia de unas 7.500 personas, que han bailado durante cerca de 16 horas en un recinto blindado con grandes medidas de seguridad que han logrado que la fiesta transcurriera sin incidentes.

Jesús Abengózar, director de la discoteca Qoqoa de Sueca, organizadora del evento, se ha mostrado satisfecho en declaraciones a Efe, por la normalidad con la que ha transcurrido la macrofiesta, que en su opinión podría haberse visto beneficiada por la atención que el evento ha conseguido en los medios.

Esa difusión, ha subrayado Abengózar, "ha ayudado a dar a conocer a la gente la línea en la que iba a ir la fiesta" y ha apuntado que en total se han vendido unas 3.750 entradas dobles -para unas 7.500 personas-, parte de ellas en taquilla.

Fuentes policiales han destacado la total ausencia de incidentes, tanto de tráfico como sanitarios, algo que achacan a una afluencia menor a la esperada para un aforo de 12.600 personas y al gran dispositivo de seguridad establecido.

El festival Black Lotus, la primera fiesta que de estas características se celebra tras los sucesos ocurridos en el Madrid Arena la pasada noche de Halloween -una avalancha humana provocó la muerte de cuatro jóvenes-, ha organizado un dispositivo de 45 policías autonómicos para el control del evento, que se han sumado a los operativos dispuestos por la Policía Nacional y la Policía Local.

Ambos han reforzado la regulación del tráfico con controles de alcoholemia, dispositivo que se ha ido desplegando en la zona del festival, a escasos kilómetros de la ciudad de Valencia, conforme fue llegando el público, que se concentró sobre todo a partir de la medianoche.

En las primeras horas de acceso al recinto, que abrió sus puertas a las 17.00 horas de ayer, se realizaron controles para impedir la entrada de artefactos pirotécnicos y menores de edad, algunos de los cuales intentaron, sin éxito, acceder mostrando carnés falsos al personal de seguridad.

El recinto había sido revisado en la mañana de ayer por un equipo de técnicos, que corroboró que las instalaciones contaban con suficientes puntos de evacuación, 10 puertas de evacuación de 9 metros de ancho capaces de desalojar 1.800 personas por minuto.

Esas puertas de emergencia, que generan un anillo de desalojo de 18 metros de ancho al exterior del recinto, han permanecido abiertas todo el evento.

El Black Lotus Festival ha reunido a una quincena de grupos de música electrónica en sus distintas facetas, como el electro, dubstep, nu-rave, techno-rock, hip-electro-hop e indietrónica