El consejero de Interior, Felip Puig, ha reiterado que durante la operación de los Mossos d'Esquadra para dispersar la manifestación alternativa en Barcelona durante la huelga general no se disparó ninguna pelota de goma, por lo que ha "descartado" que la lesión ocular que sufrió Ester Quintana en el centro de la ciudad, y que ha derivado en la pérdida de un ojo, fuera por el lanzamiento de una pelota de goma.

"Desconocemos qué impactó en la cara de la señora Quintana, pero con la información recopilada y analizada hasta ahora hemos de descartar que tuviera el origen en una acción de los Mossos", ha afirmado Puig en una intervención en la diputación permanente del Parlamento.

Ha explicado que durante la operación de dispersión los Mossos lanzaron salvas y proyectiles de lanzadoras, pero ninguna pelota de goma, pero ha asegurado que en la zona en la que estaba situada la herida, en paseo de Gràcia, no se disparó ningún tipo de proyectil, sino solo dos salvas.