El Gobierno ha acordado este viernes la Estrategia Española de Ciencia, Tecnología y de Innovación y el Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica, la "espina dorsal" del sistema científico para los próximos años que pretende, entre otros, aumentar la inversión privada en I+D+i y rebajar la burocracia.

Se trata, según la vicepresidenta primera del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, de dos "importantes acuerdos de futuro", que buscan la eficiencia del sistema de I+D+i, ahondan en la coordinación entre administración, comunidades autónomas y UE, y apuestan por la movilidad de los investigadores en el ámbito público y privado, y por aumentar la inversión privada en investigación.

La estrategia 2013-2020 contiene los objetivos, reformas y medidas que deben abordarse en el ámbito de la I+D+i para potenciar su crecimiento e impacto, mientras que el plan 2013-2016 concreta las actuaciones de la administración, estableciendo las prioridades científico-técnicas y sociales y la distribución de los recursos.

Además de la movilidad de los investigadores o aumento de la inversión privada, se plantea un "mejor aprovechamiento" por parte de los agentes españoles de los proyectos europeos de I+D+i.

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha dicho que se trata de la "espina dorsal" del sistema de I+D+i.