El vicesecretario general de Organización del PP, Carlos Floriano, ha subrayado que su partido "para nada" ha incurrido en fraude con las condiciones del despido de Luis Bárcenas, por las que le pagó las cotizaciones a la Seguridad Social.

En declaraciones a los periodistas en el Congreso, Floriano ha insistido en que su partido no mantiene ningún vínculo laboral con el extesorero del PP imputado en la trama Gürtel porque "la relación contractual con el señor Bárcenas se extinguió en 2010".

Ha recordado que el PP ya explicó ayer que "los términos del acuerdo" de despido de Bárcenas, que consistían "en un pago de una indemnización que se iba a hacer mensualmente y el abono de los gastos de la Seguridad Social".

"No es ni la primera vez que se hace ni supongo que será la última, es algo que se viene haciendo y lo hizo el PP", ha dicho el dirigente popular defendiendo así estos términos.

Preguntado por los periodistas por si es posible que el PP haya incurrido en fraude de ley, Floriano ha respondido tajante que "para nada".

El PSOE pide que se investigue

El PSOE ha pedido que la Inspección de Trabajo y Seguridad Social investigue la legalidad del pago de las cotizaciones sociales por parte del PP a su extesorero Luis Bárcenas hasta diciembre de 2012, fecha en la que el partido acabó de abonar la indemnización por su despido.

En declaraciones en los pasillos del Congreso, el portavoz de Economía del PSOE, Valeriano Gómez, ha asegurado que, de confirmarse este extremo, se trataría de una actuación "irregular" por parte del PP.

"Si se ha mantenido una situación en la que el empleador, en este caso el PP, pagaba las cotizaciones de su extesorero sin tener una relación laboral, eso es un infracción muy grave, y si la tenía, entonces no es cierto que lo despidiera en su día, así que una de las dos cosas debe aclarar el PP", ha afirmado.

De forma paralela, el PSOE ha registrado una pregunta por escrito a la ministra de Trabajo, Fátima Báñez, en la que pide que la Inspección de Trabajo y Seguridad Social inicie una investigación para comprobar si el abono de dichas cotizaciones sociales, una vez extinguida la relación laboral, pudieran ser constitutivas de infracción administrativa.

El PP emitió ayer un comunicado en el que explicaba que hasta diciembre pasado estuvo pagando a Bárcenas la indemnización por despido derivada de la decisión de no readmitirle hace dos años y subrayaba que, al concluir el pago, quedó "saldado y finiquitado" el contrato entre ambas partes.

Ambas partes acordaron que la indemnización -de 400.000 euros según El País- se pagaría de manera fraccionada con pagos mensuales y que el PP se haría cargo de las cotizaciones sociales correspondientes durante el período de abono del finiquito.