La Fiscalía ha pedido el archivo de la causa que instruye el Juzgado de Instrucción 1 de Barcelona contra el subinspector jefe de la unidad anticorrupción de la Comisaría General de Investigación Criminal (CGIC) de los Mossos d'Esquadra, Antoni Salleras, porque considera que no ocultaron pruebas ni encubrieron a una banda de narcotraficantes.

En su escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, el fiscal del caso Macedonia considera que "no hay indicios racionales" de que los mossos imputados -Salleras, dos sargentos, dos cabos y un agente- ocultaran al juez pinchazos telefónicos para proteger a la cúpula de un grupo de narcos, entre los que se encuentra un confidente, Manuel Gutiérrez Carbajo, clave en la investigación de la trama de corrupción policial en los prostíbulos Riviera y Saratoga.

Los miembros de esta unidad de investigación adscrita fueron imputados el 3 de mayo de 2011 por omisión del deber de perseguir delitos, encubrimiento, ocultación de documentos a la autoridad judicial e infidelidad en la custodia de documento público y falsedad de documento público, al creer el juez que no le trasladaron todas las grabaciones y trascripciones del caso.

Ahora el fiscal, una vez comparados el 'master' de estas escuchas y las copias que se enviaban periódicamente al juez, concluye que solamente faltan escuchas entre las 00.00 horas del 25 de septiembre de 2009 y las 19.45 horas del día 26, después de que dos cuerpos distintos --Mossos y Policía Nacional-- hayan hecho varios informes independientes y hayan llegado a la misma conclusión.

En sus conclusiones, el fiscal explica que "se ha sido exhaustivo en la comprobación del original Master y los DVD copia presentados en el juzgado, habiéndose apurado hasta límites inusitados las posibilidades de análisis de los soportes informáticos" para comprobar si había diferencias entre las intervenciones telefónicas originales y los DVD aportados al juez.

Para el fiscal, el día y medio de escuchas no trasladadas al juez se circunscriben a un periodo temporal determinado y continuo, respecto al que además no se había solicitado la generación de evidencia parcial, y además dichas conversaciones y mensajes eran irrelevantes y su "intrascendencia resulta palmaria".

Comisión involuntaria

"De las comprobaciones oficiales realizadas no se desprenden elementos fundados que permitan razonablemente afirmar la existencia de voluntariedad en la omisión detectada, ni finalidad ilícita en la misma", prosigue el escrito, por lo que descarta que se haya producido una ocultación intencional.

Las sospechas del juez Joaquín Aguirre de que la unidad policial le había ocultado pruebas le llevaron a irrumpir junto con la Policía Nacional en el Complejo Central de los Mossos en Sabadell para hacer él mismo una copia del Master original el 16 de julio de 2012.

Un informe de un perito contratado por la acusación ejercida por Manos Limpias había concluido que en las copias remitidas al juez faltaban más de 700 ficheros de audio, 1.490 ficheros de SMS y que se habían añadido ficheros de SMS que no estaban en el original, aunque ahora el fiscal detalla que los posteriores informes encargados a la Policía Nacional dejan en entredicho "la fiabilidad" de este análisis.