Rajoy también ha anunciado en el Debate sobre el estado de la Nación que el déficit público cerró 2012 por debajo del 7 % del PIB, frente al 6,3 % comprometido con Bruselas.

El presidente ha asegurado que la reducción del déficit público ha estado por encima de los 16.500 millones de euros a los que se comprometió en el debate de investidura, y ha terminado superando los 21.000 millones de euros ( alrededor de dos puntos porcentuales de PIB aproximadamente).

Dado que 2011 el déficit de las administraciones públicas acabó en el 8,9 %, el déficit de 2012 habría terminado en el entorno del 6,9 %.

A la cifra que ha dado Rajoy de 2012 habrá que sumar un punto porcentual de las ayudas directas a la banca, una cantidad que, no obstante, no computa a efectos de déficit excesivo, puesto que se trata de una operación que sólo ocurre una vez (one-off) y cuyo efecto negativo sobre las cuentas públicas se corrige por sí solo.

"La cifra de reducción ha tenido que ser mayor, pero el compromiso se ha cumplido", ha subrayado Rajoy, que ha añadido que se ha logrado este objetivo gracias al incremento de ingresos y a la reducción de gasto público, a pesar de que han aumentado "sensiblemente" los gastos no discrecionales, tales como las prestaciones por desempleo.

La banca española, solvente

Rajoy ha aprovechado también para elogiar la ayuda europea de 40.000 millones de euros para la banca española porque gracias a ella se han sentado las bases de un sistema financiero viable, solvente y transparente.

"Cuando alguien habla de la UE como la 'madrastra' que pone ajustes, conviene recordar que España ha recibido un préstamo de 40.000 millones al 0,5 % a diez años y con periodo de carencia".

Y sin esa aportación, no habríamos sentado las bases de un sistema financiero viable, solvente y transparente, ha explicado en su primer debate del estado de la nación.