El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, ha subrayado hoy que el fraude de las preferentes "no es una responsabilidad" del PP, sino de quien en su día tenía que haber supervisado "y no lo hizo", aunque ha garantizado que hará todo lo posible para buscar una solución para los afectados.

En su intervención ante la Junta Directiva Nacional del PP, el máximo órgano del partido, Rajoy está dando un repaso a la actual situación económica, con el paro y la falta de crecimiento como principales problemas, y también está esbozando los retos para el futuro.

Se da la circunstancia de que a las puertas de la sede del PP en la calle Génova se concentran a esta hora una docena de afectados por las participaciones preferentes de Bankia que acusan al Gobierno de proteger a las entidades bancarias.

"¿Dónde está nuestro dinero? En el sobre del pepero", o "chorizo", son algunas de las consignas de los manifestantes, que portan pancartan reclamando la devolución íntegra del dinero invertido en estos productos financieros.

Rajoy ha insistido en que el problema de las participaciones preferentes viene heredado de anteriores gobiernos que no supervisaron este tipo de inversiones a clientes no expertos.

"El PP está haciendo ahora todo lo posible, dentro de los límites que nos permite la legislación europea, para solucionar un problema que no hemos creado nosotros", ha destacado.

El máximo órgano del partido entre congresos del partido no se reunía desde hace nueve meses y se celebra en un momento político convulso marcado por el caso Bárcenas y la crisis económica.