El Gobierno ha negado que la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein recibiera "encargo alguno" por su parte, que disfrutara de pasaporte diplomático o que el Estado haya contratado con determinadas empresas relacionadas con ella, según las respuestas ofrecidas por el Ejecutivo a preguntas de IU-ICV-CHA.

El diputado de la Izquierda Plural Ricardo Sixto presentó en enero y marzo pasado una serie de preguntas parlamentarias al Gobierno sobre la princesa Corinna, a fin de saber si le fueron pagados gastos de estancia, manutención o viajes, quién lo hizo o si disfrutó de operativos especiales a cargo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Según ha informado hoy IU en un comunicado, el Ejecutivo ha eludido responder a esas cuestiones y tampoco ha informado sobre qué instalaciones propiedad de Patrimonio Nacional en El Pardo podría haber utilizado la princesa como residencia cuando se alojaba en Madrid.

De acuerdo con IU, en sus respuestas el Gobierno asegura que la princesa Corinna "no ha recibido encargo alguno" por su parte "ni ha estado nunca en posesión de un pasaporte diplomático español".

Sixto se había interesado en conocer si la princesa Corinna ha participado en tareas de asesoría el Ejecutivo español, como ella había dicho en varias entrevistas con medios de comunicación.

Respecto al uso de medios del Estado como vehículos u otros medios, el Gobierno contesta que estos "se asignan a las autoridades y altos cargos establecidos en la normativa reguladora correspondiente en función de sus responsabilidades oficiales".

Al preguntar sobre si la princesa Corinna ha utilizado "alguno de los alojamientos situados dentro del recinto de El Pardo cuyo mantenimiento y gastos corren a cargo del erario público", el Ejecutivo se remite a la Ley de Patrimonio Nacional.

En este sentido, señala que la citada normativa "define e identifica los bienes integrantes del mismo como los afectados al uso y servicio de la Jefatura del Estado", y agrega que el Consejo de Administración de Patrimonio Nacional "tiene legalmente encomendada la conservación, mantenimiento, mejora, administración y seguridad de todos estos bienes".

"De conformidad con esta ley y con su reglamento de desarrollo -precisa- existen determinados bienes de Patrimonio Nacional que son susceptibles de compatibilizar la función antes indicada con otro tipo de actividad, que entraña el acceso del público a los mismos, y de los que el Consejo de Administración puede aportar información".

También había interrogado Sixto sobre las posibles relaciones comerciales de Corinna zu Sayn-Wittgenstein con la Administración pública y, en concreto, sobre si las empresas Apollonia Associates o Boss&Co habían recibido algún tipo de adjudicación o habían facturado por algún motivo al Estado español.

La respuesta del Ejecutivo indica que, consultado el sistema de información contable de la Administración General del Estado y el Registro de Contratos del Sector Público, "no figuran los terceros ni ninguna de las empresas que se solicita información: Corinna zu Say-Wittgenstein, Apollonia Asociates, y Boss&Co".