El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha afirmado este martes que ve "normal" que los ciudadanos protesten contra los desahucios, pero no que esa indignación se traduzca en "coacción" hacia diputados del Partido Popular.

En su opinión, rechazar el acoso que han sufrido algunos miembros del PP en los 'escraches' es "compatible" con mostrar comprensión hacia quienes se manifiestan contra la situación "dramática" que suponen los desahucios, los cuales han generado "situaciones de pobreza".

Rubalcaba ve "de lo más normal" que la gente proteste y se indigne, pero rechaza que "esa indignación se convierta en coacción". "Que haya manifestaciones, me parece que en democracia es así y además es saludable, porque demuestra que los ciudadanos sienten indignación porque la gente lo está pasando mal", pero "ese sentimiento no puede traducirse en coacción hacia los diputados", ha subrayado.

En este contexto, ha abogado por "parar los desahucios" hasta que se apruebe "una nueva legislación más justa" sobre esta cuestión. A su juicio, hay que proponer a los bancos hacer una reflexión con el fin de "evitar estas cosas, que no se pueden consentir".

Por otro lado, el líder del PSOE ha aclarado que la situación que se da en España ahora por las ejecuciones hipotecarias y las expulsiones es distinta a la que existía en 2007, cuando la entonces ministra de Vivienda, Carme Chacón, decidió crear nuevos juzgados especializados en desahucios en el marco de un plan para fomentar el alquiler, con el objetivo de dar más seguridad a los caseros.

"En aquel momento estábamos hablando de potenciar el alquiler de viviendas como un mecanismo alternativo a la compra", y "una de las dificultades que existían" era que "la gente no pagaba los alquileres y era imposible sacarla de los pisos aunque no pagasen durante años", ha explicado. Chacón "no se refería a estos desahucios que estamos viendo ahora", ha aclarado.