La cantante Isabel Pantoja ha llegado a la Audiencia de Málaga, donde conocerá la sentencia del caso de blanqueo de capitales, en el que están acusados, además de ella, el exalcalde de la localidad malagueña de Marbella Julián Muñoz, su exmujer, Maite Zaldívar, y cuatro personas más. Después de que lo hiciera la tonadillera, Maite Zaldívar y Julián Muñoz también han llegado a la Audiencia de Málaga antes de las 10.00 horas, ya que la cita era a las 10.15.

Así, Zaldívar ha llegado junto a su novio en torno a las 09.30 horas, mientras que su expareja y exalcalde de Marbella (Málaga) ha aparecido solo a las 09.55 horas.

Más temprano ya lo había hecho la artista Isabel Pantoja, que sobre las 08.40 horas llegó acompañada de sus abogados y contando también con el apoyo de su hermano Agustín.

La Sala ha citado este martes a las 10.15 horas a los acusados, al fiscal y al Ayuntamiento marbellí --personado como acusación particular-- para el acto de publicación de la sentencia, en el que se leerá públicamente el fallo de la resolución. Esto tendrá lugar en la misma sala donde se celebró la vista oral.

La vista oral de este caso se inició el pasado 28 de junio con las cuestiones previas y el 1 de octubre comenzaron las sesiones, en primer lugar con el trámite de alegaciones previas y al día siguiente con las declaraciones de los acusados, seguidos de peritos y testigos.

Así empezó el caso

Isabel Pantoja debió empezar a preocuparse cuando los agentes de la Unidad Contra las Drogas y el Crimen Organizado (Udyco) revolvieron su chalé marbellí de La Pera un caluroso día de julio de 2006. Su novio fue cazado a las puertas de la mansión, cuando gobernaba su imponente todoterreno negro. En un primer momento, nada iba con ella, pero los agentes hallaron 50.000 dólares americanos, por un lado, y 9.000 euros, por otro. Pudo demostrar su legalidad y le fueron devueltos.

Atrás quedaban varios años de vértigo en la vida de una tonadillera acostumbrada a las portadas de couché y a llenar teatros y campos de fútbol con sus espectáculos. Su mayor error fue acercarse a Marbella, a la que llegó a finales de 2002. Julián Muñoz, entonces alcalde, pretendía que fuera la nueva imagen de la ciudad, pese a que muchos no entendían en qué podían converger una intérprete de canción española y la ciudad más internacional y turística del país.

El apartamento

Meses después, en enero de 2003, político y cantante se dejaron ver juntos en la Feria Internacional de Turismo de Madrid: su primer error fue adquirir un apartamento en el Hotel Guadalpín con una considerable rebaja del 33,7%, siempre según la Anticorrupción. El coste: 353.000 euros, que se consignan, dice la acusación, en las cuentas de una de sus sociedades en 2005, varios años después de la adquisición.

Su abogada asegura que la relación amorosa entre político y artista no comienza hasta bien entrado 2003 y se exterioriza en mayo de 2006, en el Rocío. Para que una persona sea condenada por blanqueo hace falta que confluyan dos condiciones: el tipo objetivo, es decir, que se lave dinero, y el subjetivo, que quien blanquea sepa que lo está haciendo. Por eso, la defensa se escuda tanto en la candidez de la cantante como en el hecho de que en esa época no mantenía relaciones con el exalcalde, por lo que, si no había confianza, ¿por qué había éste de darle el dinero para la compra de un apartamento?

Aparece en escena Zaldívar

La Fiscalía asegura que la tonadillera lavó 1,8 millones procedente de los fondos presuntamente ilícitos de Julián Muñoz, quien primero usó, para los mismos propósitos, a Mayte Zaldívar, con quien en marzo de 2006, dos meses antes de las elecciones, protagoniza una dantesca rueda de prensa en la que asegura seguir felizmente casado.

Julián Muñoz, ya enfrentado al inhabilitado pero aún todopoderoso Jesús Gil, acepta encabezar la candidatura del partido y hay que guardar las formas. El propio Juan Antonio Roca atribuye la moción de censura de agosto de 2003, que descabalgará al camarero de Ávila de la alcaldía, a la mala imagen que, de Marbella, proyectaba su flirteo con Isabel Pantoja. Arrasará en las elecciones, pero tras destituir a Roca nada será igual.

Pantoja se compra en abril de 2004 su casa marbellí de La Pera. El precio se fija en 3,36 millones de euros. Pero tras ser detenido Muñoz, se producen dos impagos de la letra hipotecaria. La Fiscalía lo tiene claro: "Ambas, Zaldívar y Pantoja, eran perfectamente conocedoras del origen ilícito de los fondos y bienes que reciben de Julián Muñoz". Otro indicio de la acusación: en sus cuentas privadas y societarias, Pantoja recibirá ingresos en metálico por valor de 1,1 millones de euros.

La detención

A las diez y media de la noche del miércoles 4 de mayo de 2007, la policía detiene a Isabel Pantoja en La Pera. Habían estado todo el día vigilando el chalé, pero lo hacen por la noche, como luego explicaría el juez Miguel Ángel Torres, para evitar que la cantante pasara un mal trago. Un equipo de Korpa inmortaliza el arresto. Pide media hora a los investigadores para arreglarse un poco, y es trasladada a la Comisaría de Málaga. Pasa la noche llorando. Sus fotos como detenida se filtrarán más tarde a la prensa.

Un tiempo antes había emitido un comunicado en el que se presentaba como una víctima de Julián Muñoz. Queda en libertad bajo fianza de 90.000 euros, suma que luego le será devuelta. Su exnovio se pondrá en huelga de hambre para protestar por la detención, un ayuno que durará pocos días.

Un informe de blanqueo entregado al juez Torres en febrero o marzo de 2006 por expertos de Hacienda rubrica su presunta implicación definitiva en los tejemanejes del exregidor. Su defensa niega que haya delatado a Muñoz en su declaración, pero hace meses que no lo visita en la cárcel de Jaén. La relación se romperá tiempo después, diluyéndose como un azucarillo en un vaso de agua, metáfora que retrata a la perfección el avance de una instrucción que acabará por llevarla al banquillo de los acusados, a partir del 28 de junio, junto a Julián Muñoz €a quien se acusa del blanqueo de 3,5 millones€ y Mayte Zaldívar. El triángulo sigue unido, aunque sea ahora por la mala fortuna.

Su defensa

La defensa de la artista presentó un informe de un censor de cuentas en el que se concluye que la artista ingresó en sus cuentas y en sus sociedades más de 19 millones de euros entre 1999 y 2010, es decir, se manda el mensaje de que tenía dinero antes de salir con Julián Muñoz, lo que, unido a su capacidad de ahorro, le permitió adquirir los bienes cuya procedencia se discute en este procedimiento.

En relación a Isabel Pantoja, en su último escrito, la Fiscalía se centró en demostrar que sus ingresos no procedían de su actividad artística y empresarial, sino del lodo de la corrupción. Así, precisó que los ingresos en efectivo detectados por la policía en una de sus cuentas, en concreto diez imposiciones de 3.000 euros cada una en abril de 2003, están «única y exclusivamente ligados a la actividad de Julián Muñoz, a su actividad profesional ligada a la corrupción».