El Gran Teatro del Liceo ha presentado este martes un ERE temporal, que será efectivo en septiembre de 2013 y en julio de 2014, para "hacer frente al déficit originado por los ajustes presupuestarios por parte de las principales administraciones", según un comunicado.

La medida, que afectará a dos periodos sin actividad artística, se lleva a cabo por el "efecto negativo del aumento del IVA".

La medida, que se ha presentado ante la Conselleria de Empresa y Ocupación de la Generalitat, se aplicará entre el 1 y el 24 de septiembre de 2013, y entre el 6 y el 31 de julio de 2014.

El ERE temporal afecta a todo el personal del teatro, unas 350 personas, y "forma parte de una serie de medidas para conseguir que la estructura quede equilibrada", según el teatro operístico barcelonés.

Fuentes de la institución han comentado a Efe que ahora se iniciará un periodo de negociaciones con los trabajadores de unas dos semanas.

El Liceo se reafirma, por otra parte, "en su compromiso en el mantenimiento de la calidad de su oferta, al consolidar los cuerpos estables -orquesta y coro- como referente artístico del teatro y en la potenciación de su función social".

El presidente del comité de empresa, Manuel Martínez, ha recordado a Efe que el Plan Director presentado por los gestores del centro ya preveía una reducción de temporada, "quedando en suspenso septiembre de 2013 y julio de 2014".

Sin embargo, ha mostrado su rechazo a la medida, aunque ha reconocido que "es difícil parar su ejecución porque no hay programación prevista para esos dos meses, a diferencia de lo que ocurrió el año pasado, cuando se presentó un ERE que finalmente fue retirado, y para un periodo en el que sí había obras programadas".

Durante las negociaciones que se iniciarán a finales de esta semana el comité intentará "mitigar el impacto de la medida, especialmente, en lo referente a la repercusión de los sueldos, para que los trabajadores pierdan lo mínimo posible".

Por otra parte, como ya hiciera durante el conflicto vivido en los primeros meses de 2012, ha reiterado que "la institución debe rectificar en su gestión por sus fallos".

"Quizá ha llegado la hora -ha proseguido- de apostar por óperas más comerciales que las que se ofrecen ahora, en las que no se vende una silla, y que sean menos costosas, y que se llene más el teatro", ha apuntado.

Asimismo, ha afirmado que "la crisis no puede ser una excusa permanente, porque si bien es verdad que ha bajado el número de mecenas, la llegada de una persona como Joaquim Molins, con contactos, ha provocado que sí aparecieran algunos nuevos, aunque sean insuficientes para parar este ERE".

Joaquim Molins fue nombrado en marzo de este año presidente del patronato del Gran Teatro del Liceo, por un período de cinco años renovables.

La dirección del teatro ya había presentado en febrero de 2012 un ERE temporal por cuestiones económicas que afectaba a 363 personas durante 65 días, pero lo acabó retirando después de que los trabajadores renunciaran a la paga extraordinaria de junio.

Manuel Martínez, por otra parte, espera que el anuncio del ERE no entorpezca las negociaciones del convenio colectivo que espera cerrar antes del día 7 de julio. "El no convenio es un mal para todos", ha concluido.