La Permanente de Unió, órgano directivo del partido, ha decidido este lunes que Josep Antoni Duran Lleida, para "evitar inestabilidad" en CiU, continúe como secretario general de la federación en una reunión a la que, por razones personales, no ha asistido el líder democristiano aunque ha intervenido por teléfono.

Así lo ha informado el presidente del Consell Nacional de Unió y conseller de Interior, Ramon Espadaler, en una conferencia de prensa en la que han estado presentes todos los miembros de la Permanente excepto Duran y la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, en este caso ausente por compromisos institucionales.

UDC da así por cerrada la polémica abierta en la federación tras las críticas de los máximos dirigentes de CDC a Duran por sus declaraciones sobre el proceso soberanista y que despertaron un debate interno en Unió sobre la conveniencia de que el líder democristiano continuara como secretario general de CiU.

Espadaler ha justificado la decisión de que continúe Duran porque su salida "abriría un proceso de inestabilidad" en la federación que "UDC no desea" en un momento en que Cataluña está en una crisis económica "profunda" y en un proceso por el derecho a decidir: "No ayudaría a que CiU ejerza el papel central", ha remachado.

Otra de las razones que ha esgrimido Espadaler es que el presidente catalán y de CiU, Artur Mas, ha expresado su "confianza" y "sintonía" con Duran y, además, ambos socios de federación tienen un "proyecto político compartido" que está establecido en el programa electoral y en el acuerdo de legislatura con ERC.

Teniendo en cuenta que Duran es el líder de CiU en el Congreso, Espadaler ha subrayado que, en el proceso soberanista, son necesarios "puentes de interlocución" con Madrid.

Para mostrar la unanimidad de la decisión, Espadaler ha comparecido junto con los miembros de la Permanente, entre ellos, el secretario general de UDC y conseller, Josep Maria Pelegrí; la vicepresidenta del Govern, Joana Ortega; el diputado en el Congreso Josep Sánchez-Llibre y el vicesecretario general del partido, Toni Font.

Preguntado por el "Concert per la Llibertat", Espadaler ha manifestado su "respeto" por un acto "festivo pero quizás demasiado largo" en el que se demostró que estaban "equivocadas" las voces que dijeron que sería un acto de "fractura".