La líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, ha negado este jueves haber sabido que iban a grabar su almuerzo con la expareja de Jordi Pujol Ferrussola María Victoria Álvarez en el restaurante barcelonés La Camarga en 2010.

En declaraciones a los periodistas en el Parlamento catalán, ha achacado a estrategias de la defensa que el director de la agencia de detectives Método 3, Francisco Marco, asegure en un escrito remitido al juzgado en mayo que ella tenia "conocimiento pleno" de la grabación, según 'El Periódico'.

La popular ha negado ese extremo, y ha recordado que fue ella misma y el PP catalán quienes denunciaron estos hechos en la vía civil y penal respectivamente, lo que destapó una trama de espionaje a otros dirigentes políticos, ha dicho.

Camacho cuestiona también la credibilidad del escrito de Marco --imputado por el caso-- alegando que los afectados "dieron muchas versiones" diferentes al inicio del proceso por la demanda civil.

Se ha remitido al secreto de sumario para no abundar sobre la conversación, y ha confiado en que sea el juez quien siga con la investigación y determine las posibles responsabilidades de cada uno.

Intento de desgastarla

Antes, en una entrevista de Catalunya Ràdio, ha achacado a un intento de desgastarla que la responsabilicen de la grabación: "Los que quieran hablar y desgastarme que lo hagan. El camino es muy largo y ya se verá como actuaré cuando se sepa la verdad".

"Esto demuestra que molesto a algunos, que el PP catalán ya no es un partido residual y que su líder es fuerte y la quieren desgastar", según ella, aunque ha evitado detallar quién puede estar interesado en perjudicarle.

Los Pujol

Preguntada en los pasillos del Parlament por la petición de CiU para que comparezca ante la cámara, ha replicado que el PP podría pedir también la comparecencia de cargos de CDC y de "miembros de la familia Pujol".

Al preguntársele si cree que la difusión de parte de la grabación puede acabar con su carrera política, ha asegurado que se siente "absolutamente fuerte" al frente del PP catalán y que cuenta con la confianza del presidente del Gobierno y líder del PP, Mariano Rajoy.

Ha criticado también que se preste más atención a ella que a otros "procesos gravísimos" abiertos en Cataluña, y ha ironizado con que los diputados del Parlament imputados en algún caso se pueden mover con más tranquilidad que ella.