Miles de personas han arropado esta tarde en la Plaza de la Virgen de Valencia a la Asociación de Víctimas del Metro del 3 de julio de 2006 (AVM3J), en la fecha en que se cumplen siete años del mayor accidente de metro de España, que costó la vida a 43 personas y dejó 47 heridos.

Los familiares de las víctimas, que no han dejado de reunirse cada día 3 para exigir responsabilidades, han contado con el apoyo masivo de los valencianos, que desde el mes de mayo se han volcado en estas concentraciones tras la aparición de nuevas informaciones sobre el siniestro y el llamamiento de las redes sociales.

La concentración número 81 ha comenzado con la interpretación, por parte de collas de dolçaina y tabalet, de "La procesión de la memoria", tras lo que una de las portavoces de la Asociación, Rosa Garrote, ha subido al escenario con una baliza en la mano.

Ha asegurado que bastaba con que estuviera programado una baliza como esa, que ya existía, para evitar el accidente, "por lo que los responsables de no proteger la curva donde descarriló el convoy son los responsables de los 43 fallecidos y 47 heridos".

"Aquí está la prueba", ha asegurado entre los aplausos del público, y ha afirmado que seguirán viniendo a la plaza de la Virgen para "no consentir que se diga que el accidente era inevitable".

"Es verdaderamente emocionante ver la plaza tan llena", ha confesado Garrote emocionada, quien ha agradecido "a los nuevos y a los de siempre" el apoyo dado y ha aseverado que ver la plaza tan llena les hace sentir que no están solos.

Ha recordado que esta labor la comenzaron unas 20 o 25 familias, a las que han acompañado cada mes 200 o 300 personas, hasta llegar a las miles de personas que hoy han inundado la plaza.

Ha agradecido a todos los miembros de la asociación su colaboración, ya que cada uno participa según sus posibilidades, y en especial a la actual presidenta, Beatriz Garrote, que lo es desde hace cinco años, y a su antecesor, Enric Chulio, que tuvo la "valentía y el coraje" de serlo en los inicios.

También ha tenido también palabras de comprensión para las familias que "han tenido que alejarse un poco de esta lucha para poder seguir con sus vidas", ya que es "imposible cerrar la fase de duelo" si continuamente hay que "revivir ese dolor".

Tras estas palabras, que han sido recibidas por un prolongado aplauso, han subido los miembros de la Asociación al escenario y se han guardado cinco minutos de silencio por las víctimas, a cuyo término se ha coreado entre el público las frases: "Cotino dimisión" y "Justicia".

A continuación, ha comenzado una serie de actuaciones artísticas con las que la Asociación de Víctimas ha pretendido que los valencianos pasen "un buen rato dentro del dolor".

La concentración de la plaza de la Virgen, frente al Palau de la Generalitat, cierra un día lleno de actos, en el que se ha hecho un emotivo homenaje y una ofrenda floral en el jardín situado sobre la curva donde se accidentó el metro, y se ha celebrado una misa por los fallecidos en la Iglesia de San Lorenzo.

Durante la misa, la asociación ha reivindicado su "derecho" y su "obligación" de exigir la verdad y responsabilidades ante unos gobernantes que "solo buscan el silencio que les otorga la culpabilidad", y han mostrado su esperanza ante el futuro ante la "alianza de la ciudadanía en solidaridad con las víctimas".

La asociación volverá a reunirse el próximo 3 de agosto, porque "no cogen vacaciones", para seguir denunciando que el accidente "se podría haber evitado" y del que "nadie ha asumido su responsabilidad".