El Gobierno ha decidido devolver el yate "Fortuna" a la fundación de empresarios de Baleares que lo donó en el año 2000 para uso y disfrute de la Familia Real, después de que el Rey pidiera su "desafectación" y una vez que los empresarios han expresado su deseo de que se les entregara la embarcación.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha anunciado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que el Gabinete ha aprobado hoy un real decreto que permite acometer la desafectación del "Fortuna".

La Abogacía del Estado ha considerado que la donación que hizo la Fundación Turística y Cultural de las Islas Baleares tiene un carácter "modal", para que lo utilizara el Rey y la Familia Real, y como ahora ya no se le da ese uso, el Ejecutivo ha dado vía libre para su revocación.