El pleno del Consell valenciano, reunido con carácter de urgencia, ha acordado nombrar a Ernesto Moreno nuevo director general de Raditotelevisió Valenciana. Con esta medida el gobierno de Alberto Fabra pretende recuperar el control de la televisión pública restituyendo su mayoría en el órgano de gobierno y nombrando a un nuevo responsable.

El hombre llamado a ser el liquidador de RTVV fue fichado en agosto de 2012 para levantar el entramado de CulturArts que integró en un mismo holding público todas las sociedades dependientes de la conselleria de Cultura.

Ernesto Moreno, estudió en la Escuela Universitaria de Estudios Empresariales SEK International University. Aterrizó en septiembre de 2007 en el Palau de les Arts, de donde salió en agosto de 2011 al ser destituido, en medio de críticas a su gestión y graves problemas financieros y laborales. Poco después se incorporó a Teatres de la Generalitat donde se convirtió en la mano derecha de Gil-Lázaro.

La situación de excepcionalidad producida después del anuncio de cierre de RTVV condujo primero a la toma del control de la televisión y la radio por parte de los trabajadores y al posterior desgobierno tras la dimisión de Rosa Vidal y los cuatro miembros del Consejo de Administración del Partido Popular.

La decisión se vio precipitada después de que esta mañana el Consell acordara cambiar el artículo 3 del Estatuto de Radiotelevisión Valenciana "para garantizar la prestación del servicio público de radio y televisión de titularidad de la Generalitat".

El Gobierno de Alberto Fabra consideraba que se había producido "una situación de ausencia de gobierno y administración de la sociedad" y apuntaba que "esta incertidumbre repercute en el funcionamiento cotidiano de la propia entidad, que no dispone de órganos de gobierno que puedan adoptar las decisiones esenciales para su funcionamiento".

Esta mañana los cuatro representantes de PSPV, EUPV y Compromís en el Consejo de Administración, Rosa Solbes, Xelo Miralles, Rafael Xambó y Manuel S. Jardí.

La oposición toma el control del consejo

Sólo unas horas antes, los cuatro miembros del consejo de administración de Radiotelevisión Valenciana (RTVV) propuestos por la oposición han instado al Consell a readmitir a los trabajadores despedidos, en cumplimiento de la sentencia que anula el ERE, y a seguir prestando un servicio público.

Así lo han acordado los consejeros Rosa Solbes, Xelo Miralles, Rafael Xambó y Manuel Jardí, en la reunión del consejo celebrada hoy, a la que no han asistido los representantes propuestos por el PP tras dimitir ayer.

En un comunicado, los consejeros han acusado al Gobierno valenciano de pretender "trasgredir la ley de RTVV y conculcar los derechos de toda la ciudadanía".

Además, instan a la Administración autonómica, y muy especialmente al socio único de RTVV SAU -el Consell de la Generalitat-, a garantizar la ejecución de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia valenciano que anula el expediente de regulación de empleo y obliga a readmitir a los despedidos.

También reclaman la prestación a la ciudadanía del servicio público de RTVV "en los términos contemplados en el Estatuto de Autonomía y suscritos en el contrato programa vigente".

Los consejeros calificado de "muy irresponsable" la dimisión de los integrantes de este órgano propuestos por el PP, y han instado a la presidencia de Les Corts a iniciar los trámites para el nombramiento de sus sustitutos.

Además, han advertido de la "necesidad de mantener el funcionamiento normal de la empresa", por lo que han instado a los trabajadores y a los cargos intermedios "a continuar desarrollando sus funciones laborales con profesionalidad y responsabilidad".

El consejo de administración se ha ofrecido a ser el intermediario entre la representación laboral y la Generalitat para favorecer la continuidad de las emisiones, y ha recordado al Consell su "obligación legal de proveer los recursos necesarios para el buen funcionamiento de la empresa".

La Generalitat "ha estado incumpliendo la compensación económica acordada en el contrato programa, lo cual está comportando unos gastos financieros adicionales que amenazan la cuenta de resultados del ejercicio en curso", han advertido.

Finalmente, han mostrado su apoyo al personal de RTVV y han agradecido a la ciudadanía y a las entidades cívicas, culturales y asociativas "el apoyo que están demostrando" a la continuidad de la radiotelevisión pública.